Temas Especiales

08 de Apr de 2020

Política

Manuel Zelaya se toma Panamá

PANAMÁ. El día en que Ricardo Martinelli asumió el poder será recordado en la historia por otro hecho peculiar: la visita inesperada de...

PANAMÁ. El día en que Ricardo Martinelli asumió el poder será recordado en la historia por otro hecho peculiar: la visita inesperada de Manuel Zelaya.

El presidente de Honduras, depuesto una semana antes, llegó en la mañana del miércoles al país, convirtiéndose en un foco alterno de atención mediática durante el día uno de Martinelli.

Al medio día almorzó con Martinelli en la Presidencia de la República y estuvo en los actos de toma de posesión junto al resto de los presidentes centroamericanos.Al final de una intensa agenda, Zelaya —quien había anunciado una rueda de prensa — decidió postergar el encuentro con los periodistas, para no robarle el show al presidente recién posesionado.

PRESIÓN INTERNACIONAL

Para Zelaya, su visita a Panamá, es sin duda un resorte que lo impulsa a forzar nuevos escenarios en su país. Permanecerá en el Istmo al menos 24 horas, esperando que organismos regionales le ayuden a regresar antes del lunes a Honduras. “A partir de hoy, (ayer) la OEA, unánimemente con todos los países de América, ha pedido que se den 72 horas para restituirme en el cargo”, aseguró el gobernante.

“El mundo entero se ha manifestado en rechazo, repudio, condena a este acto”, declaró Zelaya a los periodistas que lo seguían en avalancha en los 50 metros de recorrido entre el sitio de la ceremonia de posesión y su hotel.

EL HUÉSPED

Con la visita intempestiva de Zelaya, toda una cadena de rumores recorrían la ciudad de Panamá.

La agencia EFE aseguró que la presencia del depuesto mandatario representó “cierta incomodidad” para las nuevas autoridades. Las complicaciones en seguridad que generaron sus constantes movidas alrededor de la ciudad, seguido de un enjambre de reporteros, exigieron de especial atención, y se llegó a mencionar que Martinelli tenía dos discursos preparados, dependiendo de la asistencia de Zelaya. Alfredo Prieto, director de Comunicaciones del Estado, negó la situación y explicó que “hubo cambios, pero sólo en la parte protocolar del discurso”.

Ya en el ocaso, el presidente Martinelli finalmente se refirió al tema. “Zelaya es el presidente de Honduras”, dijo al asegurar que no apoya los golpes de Estado. “Pero el problema de Honduras es algo que ellos deben resolver”, concluyó.