Temas Especiales

27 de Feb de 2021

Política

Ejemplar condena a dueño de PECC

MIAMI. Por haber pagado sobornos en Panamá por más de 200. 000 dólares fue sentenciado ayer a 87 meses de prisión, el empresario estadou...

MIAMI. Por haber pagado sobornos en Panamá por más de 200. 000 dólares fue sentenciado ayer a 87 meses de prisión, el empresario estadounidense Charles Paul Jumet, en un caso adelantado por la Corte de Justicia del Este del estado de Virginia.

El Departamento de Justicia explicó que es la más alta pena impuesta hasta la fecha por la violación de la Ley de Prácticas Corruptas en el Exterior (FCPA). Jumet, admitió ante el tribunal haber pagado sobornos a dos altos directivos de la Autoridad Portuaria de Panamá, lo mismo que a un alto funcionario del gobierno de ese país —cuyos nombres no fueron revelados—, lo cual le permitió obtener un contrato de concesión por 20 años para el mantenimiento de boyas y faros a lo largo del Canal.

La concesión fue otorgada sin previa licitación o subasta, hecho que despertó sospechas por parte de la Contraloría panameña, dos años después. Previamente a la concesión los implicados lograron que el gobierno panameño privatizara los servicios que venía operando la APN (Autoridad Nacional de Terminales Marítimos), a través de su Departamento de Ingeniería, cuyos empleados fueron despedidos.

Mediante un contrato provisional, en espera a que se perfeccionara la concesión, la nueva empresa estuvo recaudando tarifas de los barcos que hacían la travesía, cuyo valor era repartido en un 90% para el particular y 10% para el gobierno.

Simultáneamente Jumet abría una cuenta en el Lloyds Bank. En diciembre del 97 obtuvieron la tan anhelada concesión por 20 años.

Los pagos ocurrieron entre los años 1997 y 2003. Jumet era parte de la compañía Ports Engineering Consultants Co. (PECC), que operaba en conjunto a las empresas Overman de Panama, Warmspell Co y Sorderville Co. Según sus propios testimonios las empresas sirvieron de fachada para operar como una sociedad accionaria, a fin de liquidar los supuestos dividendos que al final se traducían en el pago de los sobornos.

En el mismo caso está vinculado otro directivo de la empresa, John Warwick, cuya sentencia fue anunciada para el próximo mes de mayo.

Jumet, tendrá que pagar una multa de 15.000 dólares y 3 años adicionales de servicios sociales supervisados, una vez salga de la cárcel.

LA CONSPIRACIÓN

Descrito como un hombre de exquisitos modales y buen trato, Charles Jumet desveló a finales de 2009 con lujo de detalles como operaba el esquema de sobornos.

Según el expediente la “conspiración”, empezó a fraguarse desde finales de 1996, Ports Engineering and Consultants Coorporation PECC y Overman de Panamá, eran las sociedades involucradas.

En su confesión en noviembre pasado, Jumet especificó que los otros cómplices eran el entonces administrador de la Autoridad Portuaria de Panamá, (APN), el subadministrador y “un funcionario de muy alto nivel electo por el voto popular”.

El funcionario de “alto rango” recibió al menos 18,000 dólares en un cheque a finales de 1997. Los otros dos, entonces directivos de la APN, recibirían sus pagos triangulados a través de las sociedades Warmspell y Soderville, creadas en enero de 1997 en Islas Vírgenes Británicas. El 19 de diciembre de ese año Warmspell recibió un depósito de $81 mil que después se trapasó a una cuenta manejada por el subadministrador de la APN y sus parientes. Ese mismo día se depositó un cheque por otros $81 mil en las cuentas de Soderville.

DONACIONES

Charles Jumet declaró el 21 de enero de 2005 que el cheque de 18 mil dólares era una “donación para la campaña de reelección” del alto funcionario panameño.

Sin embargo, ahora aclaró, que entonces no conocía acerca de campaña alguna de reelección. “El cheque se entregó como un pago por la concesión a PECC”, señala.

Un fallo de la Corte Suprema de Justicia extinguió el caso en Panamá hace cinco años aproximadamente. La investigación surgió tras denuncias del entonces contralor general Alvin Weeden.