Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Política

Huelga nacional: lucha de poder de los gremios

PANAMÁ. El paro nacional de 24 horas convocado por los obreros, docentes, universitarios y grupos indígenas para exigir la derogatoria d...

PANAMÁ. El paro nacional de 24 horas convocado por los obreros, docentes, universitarios y grupos indígenas para exigir la derogatoria de la Ley 30, terminó siendo más que todo una medición de fuerzas entre empresarios y profesionales.

De un lado, la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas (APEDE), la Cámara Panameña de la Construcción (CAPAC), el Sindicato de Industriales (SIP) y el Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP) al unísono pidieron diálogo antes que huelga, esto sin decir si están de acuerdo o no con la llamada ‘ley langosta’. Del otro lado, los grupos sindicales, el Frente Nacional por la Defensa de los Derechos Económicos y Sociales (Frenadeso) y el Consejo Nacional de Trabajadores Organizados (CONATO), que desde hace más de un mes pelean contra la recién aprobada ley.

Y aunque no hubo enfrentamientos, solo mensajes de lado y lado, el resultado de la huelga no fue favorecedor para ningún grupo.

¿EFECTIVIDAD?

Los dirigentes como Guillermo Puga, del CONATO, y Genaro López, del Suntracs, utilizaban los espacios para pedir al gobierno, una vez más, la derogatoria de la Ley 30 y el cese de ‘persecuciones contra la dirigencia sindical’.

El presidente de la CAPAC, Jaime Jované, argumentó que el efecto de la paralización fue ‘mediano’.

La CAPAC, que tiene 135 empresas afiliadas, alegó que solo un 50% de los proyectos paralizaron sus trabajos; es decir, 68 obras.

Juan Francisco Kiener, presidente del Sindicato de Industriales, mediante un comunicado, expresó que con la ‘mesa de diálogo, sin precondiciones, se construyen verdaderas soluciones’.

Los industriales revelan que solo la Coca-Cola y Estructuras Díaz y Guardia se detuvieron, mientras que Cemento Panamá y la empresa Gold Mills se paralizaron parcialmente.

Restando efectividad a la convocatoria, anunciaron que empresas como Grupo Melo, Productos Alimenticios Pascual, Industrias Lácteas, Papelera Istmeña, entre otras, no se unieron a la huelga.

En horas de la tarde, desde el Colegio Nacional de Abogados, los grupos de Frenadeso desestimaron las evaluaciones y hablan de un 80 por ciento de respaldo sumando a educadores.

‘La Policía Nacional está siendo utilizada con fines políticos’, dijo Saúl Méndez, del Suntracs, acusando al Ministerio Público de apresar a Jaime Caballero.

GRUPOS APOYAN

La Red de Ambientalistas por la Democracia de Panamá, mediante un comunicado, pidió la derogatoria de la Ley 30 y dar información y cifras claras de lo que ocurre en el territorio.

‘Le pedimos al Gobierno que no mienta al país’.

El Movimiento Juventud Proyecto 2000 de Arraiján solicitó la renuncia de los ministros de Trabajo y Seguridad.

La Gran Alianza Nacional por la Seguridad Ciudadana exhortó a los sectores involucrados ‘a reconocer con humildad sus equivocaciones’ y buscar la paz.

APRUEBAN SUSPENSIÓN

El Consejo de Gabinete aprobó ayer un proyecto de ley que posterga por 90 días la vigencia de los artículos 12, 13 y 14 de la Ley 30 de 2010 referentes al tema laboral.

Igualmente, se conformó los 14 miembros de la Comisión de Diálogo que revisará los artículos suspendidos. De 14 comisionados, tres son de gremios sindicales; el resto, son representantes del Ejecutivo, un sacerdote, un reverendo, un integrante de la Confederación Nacional de Unidad Sindical Independiente.

Además, estarán representantes del Sindicato de Banano, del CONATO, de la Cámara de Comercio, del CoNEP, del SIP, del Comité Ecuménico, entre otros.

En medio de la calma y otra amenaza de huelga de Frenadeso, el presidente de la Asamblea Nacional, José Muñoz, insistió en dividir en 4 comisiones la Ley 30 de 16 de junio de 2010.