Temas Especiales

02 de Mar de 2021

Política

El ‘estilo del mazo’ frente a la tormenta

PANAMÁ. En la recta final hacia las elecciones generales del 2009, la idea de que en los Estados Unidos ‘había buenas vibras’ con la fig...

PANAMÁ. En la recta final hacia las elecciones generales del 2009, la idea de que en los Estados Unidos ‘había buenas vibras’ con la figura de Ricardo Martinelli entre los candidatos en Panamá era aceptada casi universalmente.

El asunto se confirmó cuando el primer contacto entre Martinelli y su hoy aliado Juan Carlos Varela ocurrió justo en la casa de la embajadora de Estados Unidos en Panamá. Luego, en su toma de posesión, cuando esbozó su credo derechista y desafió las corrientes de izquierda y socialistas que se impulsan al sur del continente, la figura de que su postura tenía el respaldo del ‘Tío Sam’ se fortaleció.

De pronto, unos meses más tarde el panorama es sustancialmente distinto. En una sola semana, una ola de ataques en importantes medios estadounidenses lo demuestra.

La mayoría de los artículos cuestionan las posturas del presidente Martinelli y su gobierno en el nombramiento de los magistrados de la Corte Suprema, en la separación de la procuradora Ana Matilde Gómez, en ataques a los medios de comunicación y en la aprobación de la funesta ‘ley chorizo’.

Estos episodios traspasaron fronteras y pusieron al gobierno en la mirilla de importantes e influyentes medios.

El estilo de gobernar de Martinelli incluso los llevó a calificarlo como el ‘nuevo hombre fuerte de Panamá’, en referencia a su autoritarismo.

Pero estas críticas externas parecen no importarle al gobierno, que las ve como opiniones de ‘personas que nunca han hablado bien de Panamá’. No obstante, especialistas en materia de relaciones exteriores y política aseguran que es necesario que el presidente se pronuncie seriamente sobre estas publicaciones.

HAY QUE ACLARAR

‘El gobierno debe darle respuesta por escrito a los planteamientos que se han expuesto en estos medios internacionales’, sostiene el analista político José Isabel Blandón.

Desde su óptica, el gobierno no debe demeritar la importancia de estas publicaciones, pues pueden ser una señal de que existe preocupación del gobierno estadounidense sobre lo que está sucediendo en Panamá y es sumamente preocupante que un problema que debe dirimirse entre los panameños haya sido expuesto a los ojos del mundo, especialmente si se trata de medios de gran influencia en los círculos de poder de EEUU. ‘Se trata de medios poderosos que tienen peso en las estructuras de poder de ese país’, aseguró Blandón.

Blandón está convencido de que las relaciones entre Panamá y los EEUU no son las mejores, por ello recomienda al gobierno ser más agresivo en el manejo de la política exterior.

Enrique de Obarrio, economista y ex presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada, comparte el mismo punto de vista que Blandón. De Obarrio está convencido de que el gobierno debe atender ‘sin pasiones’ el contenido de las publicaciones, especialmente porque provienen de medios de comunicación serios. ‘Lo debemos hacer no solamente como gobierno, sino como país, pues hacen daño al país entero’.

De Obarrio considera que un factor que ha incidido en estas opiniones es el estilo de gobernar de Martinelli, algo que definitivamente hay que corregir por el bien de Panamá.

¿CON PREMEDITACIÓN Y ALEVOSÍA?

Contrario a las opiniones de Blandón y de De Obarrio, para el ex canciller panameñista José Miguel Alemán, el contenido de los artículos mencionados no tiene que ver con presiones del gobierno de Barack Obama. Más bien, Alemán cree que si se trata de informaciones plantadas, su génesis podría venir de las complicadas relaciones que ha tenido Martinelli con la denominada sociedad civil. ‘Muchas personas no han entendido lo que es un compromiso de campaña, y esto ha llevado a una serie de enfrentamientos o choques con grupos de poder social o económico, y en algunos casos persisten los resentimientos propios de estos choques’.

Alemán opina que las relaciones con EEUU van bien encaminadas. Una prueba de ello es la visita del canciller Juan Carlos Varela a la secretaria de Estado Hillary Clinton, el inicio de conversaciones para la firma de un tratado de doble tributación y la posibilidad de que luego de las elecciones legislativas en EEUU, el Congreso apruebe el Tratado de Libre Comercio. ‘El trabajo se está haciendo con calma y sapiencia; en fin, siempre teniendo presente el interés nacional’, puntualizó.

Mario Rognoni lo ve desde otra perspectiva y para él las publicaciones son un reflejo de la proyección internacional de nuestro gobierno.

Aunque para Rognoni no hay peligro en las relaciones entre ambos países, mientras sean los medios quienes critiquen y no funcionarios del gobierno de Obama, advierte que el presidente debe preocuparse por la expresión de un sector muy importante de EEUU.

En agosto, dos meses antes de las publicaciones de la revista Time y el Wall Street Journal, el CATO Institute, uno de los influyentes y conocidos think tank (centros de investigación política) publicó un artículo titulado ‘Decepción en Panamá’, que criticó el clientelismo con que se ha manejado el presidente, y el retroceso que está dando Panamá en democracia.