Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Política

Minería financiaría futuras obras gubernamentales

PANAMÁ. Ante la falta de recursos, el Gobierno Nacional apuesta a la minería como fuente para financiar un ‘ambicioso’ plan de inversion...

PANAMÁ. Ante la falta de recursos, el Gobierno Nacional apuesta a la minería como fuente para financiar un ‘ambicioso’ plan de inversiones que incluye una serie de megaproyectos y otras obras establecidas en el Plan de Inversiones para los próximos cuatro años.

El gobierno ‘requiere recaudar más’, dijo ayer el presidente de la República, Ricardo Martinelli.

Se necesitan recursos para usarlos en la ejecución de obras, compra de medicinas, construcción de hospitales y brindar mejores servicios a la población.

Mientras la explotación minera en el país sigue generando rechazo entre los posibles afectados, el gobierno continúa dando muestras que no dará marcha atrás y se espera que para la próxima semana aprueben las reformas al Código Minero que rige la actividad.

Desde mayo pasado, el ministro de Economía y Finanzas (MEF), Alberto Vallarino, manifestó que los ingresos que se obtendrían de las nuevas concesiones mineras permitirían los fondos para el financiamiento de las obras contempladas.

Vallarino indicó que sólo la Mina Petaquilla aportaría $5,000 millones en treinta años.

El gobierno ya aumentó los impuestos a los contribuyentes, la Ley de Responsabilidad Fiscal no le permite al Estado seguir endeudándose y son pocos los ingresos que puede tomar del Fondo Fiduciario para el Desarrollo, lo que obliga a la administración a recurrir a la búsqueda de otras fuentes de financiamiento para cumplir con las principales obras con las que se comprometió, explicó el economista Adolfo Quintero.

Otra de las alternativas del gobierno para la obtención de fondos sería la venta de las acciones de instituciones semiprivatizadas.

Para el año 2011, el presupuesto incluye inversiones por $5,409 millones. Hay que sumar más de $200 millones por los daños que causaron las inundaciones del año pasado.

El incremento del precio del petróleo es un factor que tampoco está contemplado en el Presupuesto y que tendrá sus efectos.

El subsidio del tanque de gas licuado de 25 libras, así como el Fondo de Estabilización Tarifaria o subsidio de la energía eléctrica podrían aumentar las cifras contempladas.

El precio del barril de petróleo superó la barrera de los $100.

Las instituciones del Estado también consumen combustible, energía eléctrica y se verían afectadas por el incremento en los precios.

Programas como 100 para los 70 y las Becas Universales, cuyos aportes son variables, también tendrán su efecto en la necesidad de mayores ingresos.

El economista Quintero dijo que todos estos factores emergentes no están contemplados en el Presupuesto, lo que hace necesaria la búsqueda de nuevas fuentes de ingresos.

Aunque se mostró de acuerdo con actualizar el Código Minero, considera que a las reformas propuestas hay que sumar una participación porcentual en las ganancias de la minería para el Estado panameño, la cual, sugiere, sea de 50%, pues Panamá es el principal inversionista al poner en la operación las tierras por explotar.

En el Plan de Gobierno de la Alianza para el Cambio, elaborado en la campaña, Martinelli promete, una vez en el poder, ‘actualizarlo’ para revisar el potencial minero de Panamá.

También incluía la promesa de realizar un inventario de las empresas que inclumplen las normas para cancelarles la concesión.

El Presupuesto del Estado del año 2011 asciende a $13,009 millones, de los cuales el 46% está destinado a obras de inversión, las expectativas de ejecución de este monto se cifran entre un 85% y 90%.

La ampliación del Canal de Panamá, el Metro, la Torre Financiera, al igual que la mayoría de los megaproyectos que requieren de cientos de millones de inversión y generan miles de plazas de empleo, se ubican en la ciudad de Panamá, mientras que en el interior de la República, la mayoría de los proyectos de inversión millonaria son carreteras u otras obras como hospitales.

Para el viceministro de Comercio, Ricardo Quijano, no se trata sólo de financiar grandes obras, también se pretende llevar recursos a las regiones indígenas y otras áreas apartadas en las que usualmente están las minas en las que los niveles de pobreza superan el 50% y 60%, pero los gobiernos no las incluyen en sus planes y proyectos de inversión.

Proyectos ‘llave en mano’ se han convertido en una modalidad de los últimos años y ahora mismo, según el economista David Saied, hay obras en construcción que fácilmente pueden estar entre $2,000 ó $4,000 millones para las cuales se requiere dinero. Saied indicó que en campañas electorales, los candidatos hacen promesas, pero no calculan gastos.