19 de Oct de 2021

Política

Segunda vuelta agudiza la división oficialista

PANAMÁ. Instaurar una segunda vuelta electoral en Panamá profundizó las diferencias entre los partidos oficialistas Cambio Democrático (...

PANAMÁ. Instaurar una segunda vuelta electoral en Panamá profundizó las diferencias entre los partidos oficialistas Cambio Democrático (CD) y el Panameñista. A pesar que la propuesta no se incluye en el paquete de reformas al Código Electoral, la dirección política de CD ha girado instrucciones a su bancada legislativa de 32 diputados, para que la incluyan en dicho proyecto de ley y esto ha generado una nueva dinámica política en el país.

Diputados panameñistas advirtieron que no aprobaran la iniciativa impulsada por sus colegas y aliados de Cambio Democrático. El diputado José Luis Varela dijo que no aprobarán la segunda vuelta a tambor batiente y anunció que ya el partido designó una comisión que determinará si el tema es constitucional o se puede incluir en una ley. Por su parte, su colega José Blandón Figueroa fue más directo al señalar ‘que la propuesta de la segunda vuelta no se amerita en el país’. El dirigente panameñista Alejandro Pérez, quien compite por la presidencia del Partido Panameñista contra Juan Carlos Varela, señaló que con la propuesta de la segunda vuelta electoral CD viola los acuerdos pactados y trata de chantajear los partidos condicionando su voto a favor de Alcibiades Vásquez para que llegue a la Presidencia de la Asamblea en el próximo periodo.

BUSCANDO AL PRD

Frente a esta situación, CD han iniciado una serie de reuniones con diputados del PRD para lograr los cuatro votos que le hacen falta y para ello, se reunieron Leandro Ávila, Benicio Robinson y Yassir Purcait, quienes plantearon su inclinación a votar a favor de la propuesta oficialista. Es evidente que el gobierno sabe que no puede confiar en el voto de los panameñistas, que le han asegurado su apoyo a la segunda vuelta. La razón es muy sencilla: este partido renovará su dirección política en julio de este año y cualquier voto a favor de la segunda vuelta electoral se considerará una traición a los acuerdos políticos pactados en la campaña electoral del 2009 y, por tanto, tendrán un rechazo de la membresía del Panameñismo.

En el marco de esta nueva situación, la dirección del panameñismo, encabezada por Juan Carlos Varela busca, en primer lugar, cerrar filas a lo interno de su partido y hasta el momento tiene el control del voto de toda su bancada legislativa. La comisión designada para analizar la propuesta se inclina a recomendar al partido que no vote por esta propuesta de ley porque la segunda vuelta electoral sólo se puede establecer a través de una reforma constitucional y así se lo hicieron saber al Presidente de la República en una reunión sostenida el martes 24 de mayo a la que también asistieron el vicepresidente Varela, el ministro de la Presidencia Jimmy Papadimitriiu, el ministro de Seguridad José Raúl Mulino y toda la bancada panameñista.

No se puede descartar en esta coyuntura política una unidad de acción entre el PRD y los Panameñistas, lo que traería un nuevo elemento a la confrontación política adelantada que impulsan los dirigentes de Cambio Democrático. En este momento el liderazgo de Juan Carlos Varela se ha fortalecido frente a su partido y si maneja adecuadamente la situación, puede lograr la independencia que necesita para proyectarse como candidato presidencial con mejores posibilidades de éxito.