Temas Especiales

30 de Nov de 2020

Política

PP un aliado que todos quieren

PANAMÁ. Si bien los partidos aún no han definido su mapa político, ya han trazado rutas que conducen hacia un solo objetivo: enroscarse ...

PANAMÁ. Si bien los partidos aún no han definido su mapa político, ya han trazado rutas que conducen hacia un solo objetivo: enroscarse en una alianza o coalición opositora con miras a derrotar la continuidad de Cambio Democrático por otro quinquenio.

PP: EL MANJAR CODICIADO

Por ahora todo apunta a que el partido que se encuentra en el centro de este mapa político, el manjar que podría consolidar esa alianza es, sin lugar a dudas, el Partido Popular (PP), un colectivo que según cifras del Tribunal Electoral hasta septiembre de este año aglutina a unos 25 mil 751 electores, lo que lo posiciona como el partido con menor número de adherentes.

Pero sin importar el tamaño de su membresía, los partidos —como en el pasado— aplican un principio que en política parece infalible: ‘las elecciones se ganan el día de las elecciones’ y, por ende, cuanta mayor estructura y representatividad tengan los partidos, más posibilidades tendrán de alzarse con el triunfo en las elecciones.

INICIAN LAS NEGOCIACIONES

Y es que la cuenta es contrarreloj. A un año y medio de las elecciones generales, ya las dirigencias del PRD y del panameñista han iniciado ‘conversaciones exploratorias’ con el PP.

Leandro Ávila, miembro del CEN del PRD, admitió ayer que están ‘negociando’ con el PP con miras a una alianza.

Asimismo, el diputado José Isabel Blandón, del Partido Panameñista, reconoció la importancia de impulsar ‘una alianza amplia’. El dirigente opositor aseguró que ‘al final del camino todos estamos en oposición a Ricardo Martinelli’.

SIN COMPROMISOS

Pero Aníbal Culiollis, uno de los vicepresidentes del PP, aseguró ayer que durante el desarrollo del Directorio Nacional, la dirigencia acordó ‘no llegar a ningún acuerdo’ hasta cumplir con el calendario del partido, que incluye la elección de unos 250 delegados por corregimiento, el próximo 19 de mayo.

Para algunos analistas como Edwin Cabrera, la unión entre partidos es una ‘táctica política’ que daría paso a que los miembros de los colectivos tracen estrategias para convencer y sumar más electores. Además, el candidato cuyo partido logre una alianza aparecería varias veces en la papeleta de votación. Sería un golpe mediático al proyectar una imagen de aglutinación de fuerzas y superioridad numérica.

EXPERIENCIA EN ALIANZAS

Lo que no se puede poner en duda es que el PP tiene experiencia en alianzas. En las elecciones de 1984 el Partido Demócrata Cristiano (PDC) —hoy Partido Popular— se unió a la Ado-Civilista, que postuló a Arnulfo Arias. Luego, en 1989, se alió nuevamente con el Partido Panameñista y el Liberal Auténtico para ir contra el PRD y postular a Guillermo Endara.

Once años después, en agosto de 2000, el PP selló el Pacto Meta, que le permitió el control de la Asamblea Legislativa en conjunto con el PRD. Para las elecciones del 2004 se aliaron al PRD y lograron que Rubén Arosemena, su entonces presidente, fuera uno de los vicepresidentes de la alianza Patria Nueva, que llevó a Martín Torrijos a la Presidencia de la República. Finalmente, en el 2009 apoyaron la candidatura presidencial de la perredista Balbina Herrera.

A un año y medio de las elecciones generales del 2014, ya las dirigencias tanto del PRD como del Panameñista le están coqueteando al PP, con el interés de sumarlo a sus filas y hacerlo su aliado para enfrentar al CD.