Temas Especiales

28 de May de 2020

Política

Voto indeciso, un atractivo segmento para mayo 2014

PANAMÁ. ¿Quién logrará conquistar al electorado panameño para las elecciones de 2014? La pregunta, de trasfondo sencillo, esconde un sin...

PANAMÁ. ¿Quién logrará conquistar al electorado panameño para las elecciones de 2014? La pregunta, de trasfondo sencillo, esconde un sinfín de variables. Aún —dicen los analistas— falta mucho para ver consolidado el panorama político. Deberán pasar las primarias presidenciales (entre marzo y mayo) y tener la hora cero a la vuelta de la esquina.

Pero mientras, el horizonte no estará exento de luchas. La más trascendental estaría en los sectores atractivos para los comicios: el voto joven (de menos de 35 años) y el voto rebelde, indeciso, fluido, el que un día está con un candidato y al otro cambia de decisión. Este último, dice el exmagistrado electoral Guillermo Márquez Amado, es clave: ‘son los que han puesto a los presidentes de las últimas elecciones’.

Según registros del Tribunal Electoral, casi la mitad de los electores son independientes (en 2009, por ejemplo, de 2.1 millones de votantes, 900 mil no pertenecía a ningún partido), y ahí, deduce el investigador de mercado Jaime Porcell, estarían enclaustrados los del segmento indeciso.

¿Será la ruta a la victoria?

EL PANORAMA

Los últimos comicios apuntan a que el voto indeciso, rebelde o fluido es capaz de impulsar la candidatura presidencial de alguien directa o indirectamente, incluso con más contundencia que el voto fiel.

Por ejemplo, el cantautor Rubén Blades lo hizo en 1994 con el civilista Movimiento Papa Egoró. Si bien no ganó la Presidencia de la República, los 182 mil votos que alcanzó lograron fraccionar las fuerzas y permitir la victoria del perredista Ernesto Pérez Balladares por apenas 45 mil votos sobre la arnulfista Mireya Moscoso.

En las de 2004, Guillermo Endara, con poco tiempo de campaña, se llevó el 30% de los votos, el segundo lugar de la contienda, y el sabor de haber roto, por primera vez en democracia, el bipartidismo PRD-Panameñista.

Y en 2009, Ricardo Martinelli capitalizó ese segmento. Se llevó poco menos de un millón de votos y ganó.

¿Quién podrá hacer lo propio esta vez? Ahí está la caja de Pandora, el mundo de sorpresas, aunque previsibles. El sociólogo Marco Gandásegui apuesta a que serán tres fuerzas las que se ‘pelearán’ a los indecisos. ‘Puede ser uno independiente’, adelanta.

La más reciente encuesta ‘Panamá Opina’, de Ipsos —preparada para Telemetro y La Estrella— pone a Juan Carlos Navarro y a Juan Carlos Varela como los dos favoritos de la oposición. En el ala oficial, Cambio Democrático (CD) lanzó al ruedo a su plana de candidatos.

Navarro, aunque a la cabeza, está asediado por opositores internos, que señalan sus supuestos vínculos con el presidente Ricardo Martinelli, y que no descartan apoyar otra figura opositora. Y CD naufraga en los escándalos y el peso de gobernar en período electoral.

En ese escenario, Varela —quien partió del gobierno poco antes de empezar su mitad crítica— parece el de mejores aires para enamorar al grueso de los rebeldes. No es oficialista ni cuaja con el opositor PRD. ‘Pudiera ser, aunque él no termina de convencer al electorado de que no tiene que ver con el gobierno’, dice el analista Mario Rognoni.

LA CUARTA FUERZA: ALEMÁN ZUBIETA

Fuentes políticas dan cuenta de que Alberto Alemán Zubieta prepara su campaña electoral como independiente. ¿Qué pasaría si entra a la contienda? Alemán Zubieta bien podría generar dos efectos: la migración de los rebeldes (hartos de los partidos políticos) y el desgrano de la figura que recoja el grueso de ese segmento. Eso, a su vez, fraccionaría el panorama y podría virar las proyecciones para mayo de 2014.

Porcell explica que una de las consecuencias de la fluidez del voto es —justamente— que abre el compás para que una fuerza logre alzarse sobre las demás solo con el movimiento de esos votantes a cualquier dirección. Con un solo voto de diferencia se puede ganar.

El votante fluido, dice entonces, cambia en cualquier dirección por, entre otras variables, ‘el debate cara a cara y lo que sucede en los medios... las campañas negativas’.

VARIABLE: SI CD SORPRENDE

¿Cómo cambiaría el horizonte si Cambio Democrático postula a una figura poco mediática como Marta Linares de Martinelli (que se debate entre el sí de sus seguidores, y el no sé del presidente)? Ella podría capturar el voto fluido si vende la imagen conciliadora y poco impulsiva, ‘distintísima’ —según Rognoni— a la de Martinelli, como bien no podría hacerlo por la sombra que produce la percepción de que detrás de un eventual mandato suyo estaría su esposo.

Porcell y Márquez Amado insisten en que los fluidos o indecisos ‘endurecerán su voto’ cuando las maquinarias políticas estén sólidas, y el final de la contienda esté a la vista.