Temas Especiales

11 de Apr de 2021

Política

CD se excluye del pacto ético electoral

PANAMÁ. Los gremios empresariales advertían que quien diera la espalda al pacto ético electoral —para menguar la efervescencia de la cam...

PANAMÁ. Los gremios empresariales advertían que quien diera la espalda al pacto ético electoral —para menguar la efervescencia de la campaña política— tendría una carga ‘muy grande’. Eso a Cambio Democrático (CD) no le ha hecho peso: ayer, a dos días de la firma del acuerdo, anunció que se excluirá.

La subsecretaria de CD, Alma Cortés, aseguró ayer que al menos en este momento no se consignará el acuerdo. ‘Eso no quiere decir que no vaya a firmar el pacto más adelante’, agregó.

Según CD, su apoyo al acuerdo dependerá de cómo se vaya ‘adecuando’ el pacto ético ‘a la realidad práctica de lo que va a ocurrir’.

La principal razón del oficialismo es que el documento intenta limitar la campaña sucia, la cual CD dice rechazar, pero considera ‘necesaria’ la negativa porque ‘su objetivo es destacar las situaciones negativas del adversario sin atacar con mentiras’.

Cortés advirtió en Telemetro que en el pacto convocado por la Iglesia católica no se amplió la participación de todos los sectores de la sociedad. ‘Eso nos tiene preocupados, porque es una tarea de todos’, dijo.

En el otro canto, grupos empresariales, religiosos y de la sociedad civil reclamaban porque CD se adhiriera al pacto, para neutralizar la contienda electoral que desde ya se está calentando.

‘Yo no sé lo que está pasando y lo que me interesa es entregar obras’, dijo el presidente, Ricardo Martinelli, esquivando ahora la realidad política.

Roberto Troncoso, en la otra esquina, sostuvo ayer que la firma de un pacto ético permitirá una campaña de ‘respeto’ entre los contendores.

Dos días antes, grupos juveniles concentrados en la Curia Metropolitana se enteraban del contenido del documento y reclamaban a los partidos no considerarlos ‘clientes’ sino ‘ ciudadanos’.

El acuerdo ético electoral propone desarrollar una campaña basada en principios y valores, con transparencia —desde la convocatoria hasta la proclamación ‘expedita y fidedigna’ de resultados—. El pacto aboga por la independencia del Tribunal y la Fiscalía Electoral, la vigilancia de la lícita procedencia de fondos, y evitar el clientelismo.