Temas Especiales

10 de Apr de 2021

Política

Magistrado Díaz será demandado

PANAMÁ. Tras once años de litigio, el caso Adelag ahora será trasladado a la esfera internacional. Pero en esta ocasión será Carlos de l...

PANAMÁ. Tras once años de litigio, el caso Adelag ahora será trasladado a la esfera internacional. Pero en esta ocasión será Carlos de la Guardia —quien fue procesado por los tribunales nacionales— el que llevará al magistrado de la Corte Suprema de Justicia Harry Díaz ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos.

‘Han sido once años de subir y bajar escaleras en los que, tanto yo como mi familia, nos hemos visto afectados’, expresó.

Ahora rompe el silencio y aceptó hablar con La Estrella. Carlos de la Guardia se siente ‘víctima’ de la justicia panameña y sin pelos en la lengua dijo que el proceso en contra suya y de su hermano Aquilino fue producto de ‘una venganza’.

¿Quién es el responsable? El magistrado Harry Díaz, respondió sin temor. ¿Cuál es la causal de esa venganza? En primera instancia ‘un lío de faldas, no descarto que haya otras razones, si hay algo más, lo desconozco’, aseguró.

EL PROCESO DESDE OTRO PUNTO DE VISTA

De la Guardia sostiene que todo estuvo ‘lleno de irregularidades’, se violó el debido proceso y se actuó alejado de lo que establecen las normas legales, piensa que no hubo justicia y por eso ‘vamos a hacer uso de todos los recursos que nos permita la ley para nuestros reclamos’.

Aunque después de todo el proceso por el que ha pasado en estos once años, con medidas cautelares, impedimento de salida del país y la afectación a su familia, no confía en la justicia panameña, por lo que llevará el caso ante los tribunales internacionales. Dijo que interpondrá los recursos que le otorga la ley.

Para empezar, alega que se pasó por alto que hubo un acuerdo con todos los afectados y ante este pacto legal nunca debió existir proceso, pues la acción penal debió extinguirse luego de un acuerdo con los afectados.

Ante este argumento, la pregunta que surge es ¿cuál fue el acuerdo y por cuánto se pactó con los afectados? La respuesta fue tajante: ‘eso no se puede divulgar, hay una cláusula de confidencialidad... se trató de varios millones’.

Según De la Guardia, todos los bancos y los acreedores que en su momento pudieron verse ‘afectados por la quiebra quedaron satisfechos con el acuerdo firmado’ y eso no se tomó en cuenta.

No existía fundamento legal para que el magistrado Díaz conociera del caso, pero lo hizo, explicó. Además, José Ayú Prado conoció del caso cuando era procurador y luego como magistrado.

UN ‘CASO DE FALDAS’

Identificó como una de las causales de la ‘venganza’ el hecho de que el magistrado Díaz, estando casado, pretendía a una novia de uno de sus sobrinos. A pesar del resentimiento personal, Díaz no se abstuvo de conocer del caso y se ensañó contra la familia. ‘Se violaron todos mis derechos y por eso vamos a reclamar’.