Temas Especiales

02 de Jul de 2022

Política

Sobreseer, el patrón de Peñaloza

PANAMÁ. Al completarse casi tres años y medio de su gestión, los avances, retos o retrocesos de la administración del Fiscal General Ele...

PANAMÁ. Al completarse casi tres años y medio de su gestión, los avances, retos o retrocesos de la administración del Fiscal General Electoral, Eduardo Peñaloza, se han convertido en el secreto mejor guardado.

El fiscal no da entrevistas a los medios, y las pocas veces que aparece en actos públicos se escabulle de los periodistas.

Pero el secreto ha dejado de serlo. Un documento de la institución, develado en un congreso en Veraguas, deja constancia de que la mayoría de los expedientes que Peñaloza ha visto han terminado en recomendaciones de sobreseimiento.

Por dar un ejemplo, en la gráfica de la labor realizada por los juzgados en la Fiscalía Electoral Primera del Primer Distrito Judicial se detalla que entre los años 2010 y 2013 se recomendaron 23 sobreseimientos definitivos y 20 sobreseimientos provisionales, así como 23 sentencias condenatorias. Hay 16 expedientes en archivo y 12 permanecen en espera.

Otra estadística sobre el informe de gestión de los juzgados de la Fiscalía Electoral Primera del Tercer Distrito Judicial deja al descubierto que en esta instancia se recomendaron 68 sobreseimientos definitivos, 8 sobreseimientos provisionales y 17 sentencias. Hay pendientes de decisión unos 16 expedientes.

Con respecto a las causas con vista fiscal emitidas en la Fiscalía General Electoral (FGE) sede, entre 2010 y 2013 se recomendaron 41 sobreseimientos definitivos y 9 sobreseimientos provisionales, 21 expedientes se inhibieron, hay 3 en trámite y 14 providencias.

Al llegar estas consideraciones al Tribunal Electoral (TE), se registra un contraste curioso. De los 41 expedientes que la Fiscalía recomendó que se dictara sobreseimiento definitivo, el TE determinó que había que darle esa vista a la mitad.

La diferencia de criterios también en visible en nueve recomendaciones de sobreseimiento provisional, de las cuales el TE solo dictaminó uno.

LAS CRÍTICAS Y LA AGRIA RELACIÓN CON EL TE

Los resultados han revivido el debate sobre el rol del fiscal electoral, el mismo personaje que hoy se enfrenta a los magistrados electorales por el resultado de su gestión.

Según el artículo 144 de la Constitución Política, ‘la Fiscalía Electoral es una agencia independiente y coadyuvante del Tribunal Electoral’. Solo recomienda y el Tribunal Electoral ejecuta.

Sin duda, a Eduardo Peñaloza le ha tocado probar lo agrio y lo dulce de la política criolla desde diferentes campos de batalla. Al menos esta es la percepción con la que cualquiera se queda al echar un vistazo por su amplia hoja de vida marcada por vaivenes políticos: 13 años desfiló en las huestes perredistas y 10 años militó en Cambio Democrático (CD).

El día que tomó posesión de su cargo, Peñaloza se comprometió a trabajar por el fortalecimiento de la democracia, actuando bajo el marco de la Constitución y las leyes.

Desde entonces, su labor se ha sumergido en un mar de dudas y críticas, es cuestionada su inercia en el manejo de algunos expedientes en los que aparecen involucrados funcionarios allegados al gobierno.

Peñaloza se ha revestido de una coraza en la que le rodean sus subalternos. Ha preferido distanciarse de los medios y del propio TE. A esta última entidad le negó una reunión en conjunto para analizar su controversial trabajo.

En Relaciones Públicas de la FGE adelantan que Peñaloza convocará a una conferencia de prensa, pero aún no le han puesto fecha. Todo parece estar envuelto en el mismo manto de misterio.