Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Política

Transparencia y equidad, el punto flaco de la campaña

PANAMÁ. En materia electoral, el último semestre del 2013 dejó para la Comisión de Justicia y Paz de la Iglesia católica un sabor amargo...

PANAMÁ. En materia electoral, el último semestre del 2013 dejó para la Comisión de Justicia y Paz de la Iglesia católica un sabor amargo. Sus temores y lupas apuntan hacia la transparencia y equidad en la campaña política. Y no porque le sobren.

En este primer informe de Observación Electoral de la Comisión de Justicia y Paz, presentado ayer, se revelaron desequilibrios en cuanto a la promoción política de candidatos oficialistas versus opositores, la acentuación de la campaña sucia, la persistente exclusión de algunos sectores en la vida política, y hay preocupación por la inacción de la Fiscalía Electoral.

En toda campaña, el mercadeo es la clave. En este renglón, el Informe de Observación Electoral detalla: ‘la propaganda a favor de los candidatos gubernamentales son rotadas en una mayor proporción en relación con las de oposición’.

‘Es evidente el apoyo al candidato del oficialismo, están transgrediendo la norma’, precisó José Aranda, del Colegio de Abogados.

La visibilidad de las propagandas del candidato presidencial de CD, José Domingo Arias, y de Roxana Méndez, la apuesta oficialista por la Alcaldía de Panamá, ha despertado los reclamos de la oposición y de la sociedad civil organizada.

De hecho, a finales de octubre pasado, las juventudes del Partido Popular y del Panameñismo denunciaron ante el fiscal electoral un plan de mercadeo político de Arias que se ejecutó en una fundación que recibe dinero del Estado.

¿QUIÉN DONA?

Otro de los aspectos que inquieta a la mesa de Observación Electoral es la ‘poca información’ que hay sobre el financiamiento privado de las campañas. Este es el secreto mejor guardado por los partidos.

En 2012, la Asamblea Nacional excluyó la aspiración que había sido consensuada en la Comisión de Reformas Electorales de hacer pública la lista de donantes privados de los candidatos. Lo consideró innecesario en un texto que recogía el reclamo por las candidaturas presidenciales independientes. El sabor de la equidad. Y es precisamente la equidad uno de los puntos flacos de esta contienda. Los discapacitados e indígenas reclamaron ayer que no se les ha abierto espacios ni se les considera.

Fanny Wong, en representación de los discapacitados, criticó ‘la falta de una equiparación de oportunidades’.

Aunque la Mesa de Observación reconoció que el TE, a través del programa Actualízate, está ejerciendo una labor para ubicar a los discapacitados, ‘hace falta redoblar esfuerzos a través de campañas que permitan integrarlos para que puedan tener un voto informado’.

Wong cuestionó que las cuñas políticas no cuentan con lenguaje de señas. ‘Lo que se busca es que se pueda votar en igualdad de oportunidades’, acotó.

LA DISPARIDAD

Además de ellos, las mujeres están en mora. La paridad (50% postulación para mujeres y 50% para hombres), sigue siendo inalcanzable.

Elia López de Tulipano, del Foro de Mujeres Políticas, denunció que hay partidos que están ‘planteando con mucha sutileza bajar a mujeres para darle paso a otros candidatos’ que no fueron a primarias. Sin citar nombres, reveló que estos casos se han visto en las postulaciones a representantes.

Se intentó buscar una reacción por parte del oficialismo, pero no respondió.

Ante el panorama electoral dibujado, Maribel Jaén, de la Comisión de Justicia y Paz, reiteró la necesidad de ‘hacer otra forma de política con reglas claras’.

En el camino hacia esa aspiración Jaén adelantó que en febrero reafirmarán la suscripción del Pacto Ético Santa María La Antigua con los candidatos presidenciales. Esperan, de nuevo, a Cambio Democrático y al Molirena.