Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Política

Proceso electoral entra en su último tramo

PANAMÁ. De hoy en cien días, el país definirá cómo será su próximo lustro, de una oferta que incluye más ‘cambios’ o un nuevo rumbo.

PANAMÁ. De hoy en cien días, el país definirá cómo será su próximo lustro, de una oferta que incluye más ‘cambios’ o un nuevo rumbo.

El domingo 4 de mayo, 2.4 millones de personas elegirán al próximo presidente y al resto de sus autoridades, en una jornada que se vaticina como la más trascendental de lo que va del milenio.

Las elecciones están a la vuelta de la esquina. Destellan como barco próximo a la costa, en plena noche. Según los astrólogos políticos y las encuestas de opinión, el oficialismo tiene ventaja numérica para ganar los comicios y romper el paradigma de la reelección, uno de los más mitológicos escenarios electorales.

A José Domingo Arias le pesan —creen los expertos— los proyectos de infraestructura del gobierno de Martinelli, que han rebasado el impacto de los escándalos de corrupción que tienen a la justicia atosigada.

La oposición, empero, no deja de cocer sus posibilidades. Con un promedio de 20% cada uno, los dos principales partidos detractores del gobierno se han lanzado a un proyecto de corto plazo de polarizar con el candidato triunfalista. Es que, dicen, las elecciones serán una asunto de oficialismo u oposición. Desde esa óptica gana lógica las advertencias de figuras como Roberto Eisenmann, de que tarde que temprano deberá haber una coalición de oposición.

En el buró político local aseguran que entre los opositores hay una carrera por ver quién remonta al otro y polariza. El que lo haga, dicen, se ganaría el apoyo de facto del otro. Juan Carlos Navarro tiene la ventaja hoy sobre Juan Carlos Varela.

‘Seré necio, pero las cifras todavía no salen. Si las próximas encuestas siguen igual, la mayoría opositora dividida entregará su democracia’, insiste el empresario Eisenmann.

Los últimos 100 días serán cruciales en este proceso. Si Navarro o Varela remontan o Arias corta el nirvana de obras. Según proyectan expertos, cada uno de los candidatos gastará millones en su sueño de llegar ser el próximo presidente de la República.