Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Política

Se incumple con cuota de mujeres

PANAMÁ. Aunque sin avances, se mantienen en pie de lucha. Así están las mujeres panameñas en la arena política. Es una lucha cuerpo a cu...

PANAMÁ. Aunque sin avances, se mantienen en pie de lucha. Así están las mujeres panameñas en la arena política. Es una lucha cuerpo a cuerpo. La condición de género sigue minando el sueño de las féminas por alcanzar la paridad.

Cifras preliminares del Foro de Mujeres de Partidos Políticos dejan ver que en al menos dos de los colectivos más grandes del país, la participación femenina para los cargos principales apenas alcanza el 18%.

A nivel nacional, CD postuló a 124 mujeres en cargos principales. En el PRD, en tanto, fueron 123; mientras que en el FAD el estimado alcanzaría el 8%. Falta contabilizar los reportes del Panameñismo, del Molirena y del Partido Popular.

EL DISCURSO VACÍO

Se trata de un vaivén de avances y retrocesos. Elia López de Tulipano, del Foro de Mujeres de Partidos Políticos, desnuda la participación política de la mujer desde una perspectiva macro. ‘La cifra estimada hasta ahora mantiene a las mujeres en un rango casi igual al de la participación femenina en el proceso electoral anterior’, esbozó la dirigente.

Según el cuaderno de Desarrollo Humano ‘Las Reformas Electorales en Panamá: Claves de Desarrollo Humano para la toma de decisiones’, en las elecciones de 2009, el 13% de los candidatos que compitieron por una posición en la Asamblea Nacional fueron mujeres (14% en circuitos plurinominales y 9% en uninominales). El número de candidatas viables (para alcanzar el triunfo) fue de 11% en circuitos plurinominales y 10% en distritos uninominales.

Si en teoría todos los colectivos se jactan de abrir espacios para cumplir la cuota femenina, ¿qué es lo que está pasando en la práctica? Para esta pregunta López de Tulipano tiene una respuesta concreta: discursos vacíos.

Son aquellas disertaciones ricas en contenido, promesas que aseguran espacios para las mujeres, pero que no tocan fondo: ‘no dicen cómo, cuándo ni de qué manera’.

DE LAS IRONÍAS DE LA POLÍTICA CRIOLLA

La posición de las mujeres las coloca en desventaja. Pero es irónico. De acuerdo con el último padrón electoral, las mujeres representan una cuota electoral de un poco más del 50.1%, mientras que los hombres suman el 49.9% del total.

Las mujeres son protagonistas activas de la contienda. Siempre han estado ahí: cocinando, distribuyendo papeletas, son las cabezas de la logística de las campañas, pero hasta allí.

Las cifras dejan en evidencia que los partidos políticos no cumplirán con la cuota del 40% de postulación a mujeres que se estableció tras la aprobación de la última reforma electoral.

CONSTRUCCIÓN DEL IV PACTO

En aras de cambiar esta realidad, las mujeres políticas no se detienen y siguen en pie de guerra. En conjunto con otras ONGs, el Foro Nacional de Mujeres de Partidos Políticos y la Alianza de Mujeres de Panamá están promoviendo el ‘IV Pacto Mujeres, Desarrollo e Igualdad 2014-2019’.

A través de un trabajo grupal se han revisado los últimos cuatro periodos gubernamentales: 1994, 1999, 2004 y 2009, identificando logros, estancamientos, retrocesos y otros elementos del contexto nacional e internacional que afectaron los derechos de las mujeres en Panamá.

Las participantes están analizando la situación de la mujer desde diferentes ángulos, no solo el político.

Se evalúan varios ejes: justicia, educación, participación política, salud, derechos humanos, mujeres jóvenes.

Si bien en Panamá se han aprobado leyes para reforzar el derecho de las mujeres, aún no se han establecido los mecanismos financieros y técnicos para hacerlos realidad.

En el ramo de la participación política, los especialistas remarcaron la necesidad de crear condiciones efectivas y comprometerse con el desarrollo de una democracia participativa e incluyente, que le permita al país beneficiarse de las perspectivas y experiencias de las mujeres en todos los niveles de toma de decisiones.

La discusión del documento se encuentra en su etapa final. El pacto se firmará el 27 de marzo en la sede del Tribunal Electoral. Las mujeres seguirán abriendo trochas para romper con la desigualdad política.