Temas Especiales

13 de Apr de 2021

Política

¿Está inmiscuida la política en el deporte panameño?

Tres periodistas especializados hablan sobre la injerencia de los políticos en el deporte.

–La política no tiene que ver tanto en el fútbol, pues si así fuera, este país estuviera lleno de estadios– analiza Roberto Quelne, periodista de La Estrella de Panamá y exjugador de fútbol, cuando se le pregunta si cree que la política se ha inmiscuido en el balompié. ‘Es obvio que los políticos siempre se han querido aprovechar de lo popular y nadie puede negar que el fútbol en los últimos años ha generado un ‘boom’, pero la política no se ha logrado infiltrar en el fútbol, porque las estipulaciones de la FIFA son claras y precisas’, asegura el especialista en balompié.

BÉISBOL: OTRA REALIDAD

Julio Alfaro, colega de Quelne y editor de la sección ‘Pasión’ de este diario, al hablar sobre política y béisbol da una respuesta diametralmente opuesta. Él indica que la política ‘se ha metido mucho en el deporte, y no de hoy, sino desde siempre. Un ejemplo: los presidentes de las ligas provinciales de béisbol de Panamá Metro (Fernando Carrillo), Los Santos (Carlos Afú) y Bocas del Toro (Benicio Robinson) son diputados. El presidente de la federación de Lucha Olímpica es el vicepresidente del Comité Olímpico de Panamá y subdirector de Pandeportes’.

Con Alfaro coincide Yasilka Córdoba, coeditora de la sección deportiva de El Siglo, quien comenta que la construcción de estadios como El Maracaná ‘parecen ser decisiones tomadas por (conveniencia) política. Sobre todo este año electoral’. Córdoba también se refirió al tema de las ligas provinciales y, además de los tres diputados mencionados por su colega de La Estrella de Panamá, añade otro caso: El presidente de la Fedebeis, Wigberto Quintero es secretario de la Asamblea Nacional. Desde el punto de vista de Córdoba ‘esos cargos son una vitrina para llegar a los electores a través del deporte que tanto les gusta’.

LABOR GUBERNAMENTAL

Al hablar sobre Pandeportes, Roberto Quelne opina que la entidad ‘nunca ha contado con un presupuesto acorde con la realidad deportiva del país, porque no existe una política deportiva bien definida. Pandeportes aún se maneja como parte de un botín político pasadas las elecciones. No se trata de Pandeportes como institución, se trata de los gobiernos que le toca administrar’.

Desde el punto de vista de Julio Alfaro, si bien ‘Pandeportes le otorga a cada federación una cantidad (no es fija) de dinero por año, al igual que hace el Comité Olímpico de Panamá (COP), las federaciones no pueden depender íntegramente del Estado; sino que éstas necesitan generar sus propios ingresos a través de mercadeo, patrocinios y otros auspiciadores’. Sin embargo, el mismo periodista reconoce que existen ‘deportes poco atractivos, como el judo, la lucha, el taekwondo (por citar algunos) que no consiguen fácilmente apoyo del sector privado’. En cuanto al atletismo, el editor de Pasión destaca el factor ‘Irving Saladino’, quien ‘recibe un respaldo económico del Estado y cuenta con patrocinio privado, que además le rebota a la federación para sus otros atletas’.