Temas Especiales

27 de Feb de 2021

Política

Alma Cortés enfrenta el mismo escenario que Moncada Luna

La exfuncionaria habría creado una red de sociedades anónimas que recibían aportes de empresas contratadas por el programa Mi Primer Empleo

La exministra de Desarrollo Laboral y presidenta de Cambio Democrático (CD), Alma Cortés Aguilar, podría enfrentar los mismos cargos que el exminstro Guilllermo Ferrufino o el exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia Alejandro Moncada Luna.

El primero está detenido desde marzo del 2015 por enriquecimiento injustificado y falsificación de documentos públicos. Mientras que el segundo además de su destitución fue condenado a cinco años de prisión por enriquecimiento injustificado y falsificación de documentos públicos.

El abogado Ernesto Cedeño, especialista en derecho público, considera que en el caso que las informaciones que han sido divulgadas por los medios de comunicación sean veraces, se trata de casos similares por no decir que idénticos.

Habría que ver si ahora en el Ministerio Público pueden correr la misma suerte.

La Estrella de Panamá tuvo acceso a una auditoría y publicó el lunes pasado que el Ministerio Público había recibido de la Contraloría de la República el documento, según el cual, la exfuncionaria había concluido su mandato al frente del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral con $2.5 millones por encima de los fondos recibidos durante su mandato.

La auditoría, se originó en base a una nota publicada por La Estrella de Panamá el 5 de junio de 2015.

TRIANGULACIÓN DE PAGOS

Con el objeto de borrar el rastro de los pagos recibidos, según consta en la auditoría, la exfuncionaria, creó una red de sociedades anónimas que recibían aportes económicos de empresas a través de la Fundación para el Desarrollo Laboral y Empresarial (Fundel) que eran contratadas por el Programa Mi Primer Empleo.

Según consta en la auditoría, la cabeza de la red era el Rubén Moreno Magdaleno, quien recibía los pagos que luego eran depositados en cuentas de propiedad de una serie de sociedades anónimas en las cuales tenía participación la exministra a través de sus hermanas Sara Elena Cortés Aguilar y Lourdes Cortés Aguilar.

Con estos ingresos, la exfuncionaria habría cancelado Una vivienda de playa en San Carlos por $255,00 en el residencial Fontanella del Mar en San Carlos. Otra residencia a un costo $369,00 en el Residencial Royal Country. Además de dos apartamentos en el P.H Rokas I y II, el primero $144,590 y el segundo por $154,950.

DECLARACIÓN DE BIENES

En su declaración de bienes, presentada el 1 de julio de 2009, al inicio de su mandato había incluido información que no era real.

Según la auditoría, la exministra habría incluido activos y bienes que no poseía. La auditoría reveló que Cortés había declarado que poseía bienes y cuentas bancarias por $632 mil, pero que en eso momento, solo mantenía cuentas bancarias y propiedades por $150.

La situación, se complica aún cuando la auditoría de la Contraloría General de la República, pudo comprobar que al concluir su mandato la exministra había recibido ingresos por menos de $1 millón, pero que había utilizado recursos por $3.6 milllones. Una resta sencilla de los gastos versus los ingresos revelan que la diferencia está por encima de los $2.5 millones, razón por la que la Contraloría de la República decidió remitir la Auditoría al Ministerio Público para que sean las autoridades de investigación las que se encarguen de determinar si hubo una alguna anomalía.

El propio contralor de la República, Federico Humbert confirmó que se había hecho la auditoría y que se había enviado al Ministerio Público.

Humbert informó que a pesar de se citó a la exfuncionaria para que asistiera a la Contraloría a dar sus descargos y explicar el por qué la diferencia de los ingresos versus los gastos, Cortés prefirió no emitir sus descargos ante los funcionarios que tenían a cargo la investigación de los fondos.