Temas Especiales

04 de Mar de 2021

Política

Los partidos nuevos pelean su espacio en el escenario político

Los partidos nuevos o emergentes fracasan en su primer intento y desaparecen como grupo político.

En medio de un desencanto ciudadano casi generalizado y una clase política desprestigiada, al menos cuatro partidos políticos emergentes, aspiran a convertirse en una opción, una nueva fuerza a que busca consolidarse y lograr su cuota de poder en el escenario político panameño.

‘El primer decreto en la Presidencia sería llamar a una asamblea constituyente'

JOSÉ ALBERTO ÁLVAREZ,

PAIS

El que más avanzado está y ha logrado el mayor número de personas que secundan su propuestas es Frente Amplio por la Democracia (FAD) que por segunda ocasión busca llegar al poder.

Además del FAD están en el mismo proceso, el Partido Independiente Social (PAÍS), el grupo Alianza y Unión Nacional Independiente (UNI).

Todos tienen un denominador común, se consideran como una nueva opción que aspira a llegar al poder y practicar la política de una manera diferente a los partidos tradicionales.

‘El partido Alianza contará con una amplia representanción de profesionales '

JOSÉ MUÑOZ,

ALIANZA

Otro factor en común es que sus dirigentes, son líderes que de una u otra forma, han estado inscritos o vinculados con los partidos políticos tradicionales que dicen adversar.

Además plantean que pretenden poner un alto a la práctica de los políticos tradicionales que no cumplen sus cuando llegan al poder.

RETO DE LOS EMERGENTES

Su reto es romper con lo tradicional y demostrar al electorado que son diferentes y que no caerán en las mismas prácticas del pasado que ellos mismos cuestionan y que han llevado a la clase política a su peor nivel de aceptación en lo que va de la historia republicana.

‘El FAD surge de las entrañas del pueblo, organizado desde el movimiento popular'

SAÚL MÉNDEZ,

DIRIGENTE DE FAD

En las últimas elecciones, los partidos tradicionales o los que tienen mayor tiempo de existencia, acostumbran a unirse con cuanto grupo puedan y en su esfuerzo, se alían con los partidos pequeños, algunos de los cuales no sobreviven a un proceso electoral.

Los partidos nuevos o emergentes fracasan en su primer intento y desaparecen como grupo político.

PROPUESTAS PARTIDISTAS

El grupo Partido Alternativa Independiente Social (PAIS) ya puso en marcha su maquinaria nacional con el fin de lograr, a corto plazo, la inscripción del colectivo político. José Alberto Álvarez, uno de sus líderes alega que su partido lo constituye ‘gente probada en defensa de la familia y la lucha contra la corrupción. Le vamos a dar la oportunidad a que en el 2019 los panameños escojan una opción totalmente diferente a lo que está en el panorama político'. Su primer decreto sería llamar a una asamblea constituyente.

‘UNI representa todos los sectores del país, las organizaciones de masas'

IVÁN BLASSER,

UNI

La Unión Nacional Independiente (UNI), es otra fuerza política emergente, la encabeza, Iván Blasser, quien en más de una vez ha intentado optar por la Alcaldía de Panamá, en su objetivo ahora está la conformación de su propio partido, no descarta la posibilidad hasta de una candidatura presidencial.

Según Blasser, UNI representa todos los sectores del país, las organizaciones de masas y todas las fuerzas vivas. Buscan ‘detener los exabruptos de este país', pues hay que hacer un cambio, transformaciones, y buscar mejores días para al país.

A los nuevos partidos, se suma, el veterano político, José Muñoz, quien además de representante de corregimiento y diputado, ha llegado a ser diputado y hasta presidente de la Asamblea, ahora busca formar su partido.

Muñoz define su fuerza como un colectivo de corte popular que incluye representantes de todos los niveles sociales, profesiones, oficios, géneros, sin discriminación.

NÚMERO DE ADHERENTES

Se pretende disminuir el número de adherentes para inscribir un partido

El Código Electoral exige 74,168 miembros para inscribir un partido político.

La reforma electoral busca disminuir a la mitad el número de adherentes para formar un partido.

Su aspiración incluye postularse como candidato presidencial en representación de un grupo en el que el mandato venga de arriba hacia en el que las bases sean las que definan.

El otro grupo es el FAD que por segunda elección consecutiva aspira a ser partido político. Su posición sobre los temas nacionales es bien conocida. Un grupo que se vende como defensor de intereses populares y nacionales. La convocatoria a una asamblea constituyente originaria, la consideran fundamental.

Todavía quedan dos años para el proceso electoral, la norma electoral que entrará en vigencia en los próximos días, una vez se apruebe la reforma electoral, les dará el beneficio de poder inscribirse con la firma de 37,084 adherentes, cifra que además les permitirá tener acceso a un subsidio estatal que supera el millón de dólares, después de reconocidos. El reto será someterse al escrutinio popular y demostrar que son más que una propuesta y que realidad gozan del beneplácito popular.