La Estrella de Panamá
Panamá,25º

22 de Oct de 2019

Política

Futuro de graduandos de Panamá Oeste

La alternativa más favorable es crear extensiones universitarias con atractivos planes académicos en esta región

La décima provincia, conocida como Panamá Oeste, fue creada el 1 de enero de 2014, ubicada en el sector oeste del canal de Panamá, un sueño de muchos años hecho realidad.

Pero la verdadera realidad es otra. Panamá Oeste se extiende territorialmente desde Veracruz hasta San Carlos, tiene una extensión territorial de 2,786 kilómetros cuadrados, con una población de 464,038, según el censo de 2010.

Los residentes en esta provincia que laboran en las instituciones estatales y empresas privadas ubicadas en la ciudad capital deben viajar dos horas como mínimo diarias para llegar a sus lugares de trabajo y dos horas para regresar a sus hogares; es decir, salen de sus casas de noche y regresan de noche.

En cuanto a colegios secundarios, la provincia de Panamá Oeste tiene treinta y tres (33) colegios secundarios: catorce (14) de ellos oficiales y diecinueve (19), particulares. A los estudiantes que asisten a estos colegios se les vislumbra complicado cursar estudios superiores, debido a un cúmulo de razones, entre ellas la distancia de sus hogares al centro de la ciudad capital, donde están ubicadas cuatro de las cinco universidades oficiales, a excepción de la Universidad Autónoma de Chiriquí (UNACHI), la Universidad Especializada de las Américas (UDELAS), ubicada en Albrook Field, corregimiento de Ancón, la Universidad Marítima Internacional de Panamá (UMIP), ubicada en La Boca, corregimiento de Ancón; la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP), ubicada en la avenida Ricardo J. Alfaro, y la Universidad de Panamá (UP), ubicada en la avenida Transístmica.

Las pocas opciones de transporte, el alto costo del pasaje, que representa un gasto superior al costo del semestre, pasaje que en muchas ocasiones queda en manos del conductor del transporte, bus pirata o transporte selectivo, UBER, taxi, los llamados ferri, buses de ruta y los buses de lujo.

En su caso particular, los estudiantes que residen en San Carlos, Chame, Capira y La Chorrera deben levantarse a las 3:00 a.m. para poder estar a las 6:30 a.m. y recibir sus clases.

El gasto del pasaje diario oscila entre B/4.00 y B/6.00, un gasto mensual aproximado de B/130.00. Los estudiantes en la jornada de la noche salen a las 10:00 p.m., logrando llegar a sus casas prácticamente a las 12:00 a.m., lo que representa un riesgo para su seguridad personal.

La UMIP y la UDELAS no tienen extensiones universitarias en la provincia de Panamá Oeste, razón por la cual sus estudiantes deben trasladarse a la ciudad, un viaje mínimo de tres horas para llegar a la ciudad y tres horas para regresar a sus casas, lo que representa desgaste físico, agotamiento mental, bajo rendimiento académico, deserción en los estudios, preocupación en el hogar de los estudiantes o que tengan que tomar la decisión de trabajar para pagar el pasaje, sin considerar los gastos que ocasionan desayunar o almorzar.

La alternativa más favorable para esta población es crear extensiones universitarias en la Provincia de Panamá Oeste con una atractiva oferta académica en el sector de Capira o Chame, lo que representa un trayecto en sentido contrario al tranque y la ruta congestionada, que es desde San Carlos hasta el sector de Arraijan, ocasionando un mejor flujo vehicular, además de bajar la presión existente en relación al poco espacio físico que tienen estas universidades.

En muchas ocasiones, las carreras tienen jornadas mixtas en la mañana, tarde, noche y los sábados, para poder cubrir la demanda estudiantil.

Cada vez es mayor el número de estudiantes que provienen de la provincia de Panamá Oeste a estudiar en las universidades estatales.

Se necesita el aporte decidido del gobierno para poder asignar a las universidades estatales, la UMIP y la UDELAS, terrenos o edificaciones donde puedan desarrollar la educación superior, ofrecer estabilidad y tranquilidad a la gran cantidad de jóvenes que aspiran obtener un título universitario, pero que por razones económicas es difícil cubrir sus pasajes, por no decir imposible.