Temas Especiales

01 de Ago de 2021

Política

Cuatro presidenciables del CD frente a la justicia penal

José Domingo Arias fue detenido en el Aeropuerto Internacional de Tocumen; Frank De Lima permanece detenido desde la semana pasada; Alma Cortés y José Raúl Mulino mantienen procesos

Cuatro presidenciables del CD frente a la justicia penal
Cuatro presidenciables del CD frente a la justicia penal

Cambio Democrático (CD), que el 15 de octubre empieza el proceso de renovación de sus estructuras internas con miras a las elecciones de 2019, seguirá su camino con una espada de Damocles.

Cuatro de los aspirantes a la candidatura presidencial enfrentan al menos un proceso judicial que puede llevarlos a un juicio y, en consecuencia, trazar el camino hacia la inhabilitación del derecho a ejercer cargos públicos y, por ende, a participar en el proceso electoral.

LOS PRESIDENCIABLES

Frank De Lima, uno de los que ha dicho abiertamente que está interesado en ser el candidato del CD para las elecciones del 2019, está detenido por supuesta malversación de fondos públicos en concesiones otorgadas por la junta directiva del Aeropuerto de Tocumen.

ELECCIONES DEL PARTIDO

El Ministerio Público realiza investigaciones por supuesta corrupción

El colectivo está en un proceso de renovación con miras a las elecciones de mayo de 2019.

Los aspirantes a una candidatura en el CD mantienen un proceso judicial abierto.

De Lima estuvo detenido preventivamente por la supuesta comisión del delito contra administración pública, porque se fraccionaban las compras.

José Domingo Arias, quien aspira a repetir como candidato presidencial del CD, intentó abandonar el país. En el aeropuerto de Tocumen, el sistema reflejó que tenía una orden de conducción, se le llevó añ edificio Avesa, se le impidió la salida del país y fue conducido al Ministerio Público a rendir una indagatoria, donde se le ordenó su aprehensión, al menos hasta hoy cuando debe continuar la indagatoria que inició ayer.

El exministro José Raúl Mulino es otro que tiene una medida cautelar y debe reportarse a firmar cada quince días. Su caso está en la Corte Suprema de Justicia por recursos presentados.

A Mulino se le procesa por el caso por la compra multimillonaria de un sistema de radares a la empresa italiana Finmeccanica, con la que luego el actual gobierno llegó un acuerdo y recibió un helicóptero ambulancia.

A la lista se suma Alma Cortés, quien actualmente es la subsecretaria general del CD. Cortés también mantiene un proceso penal abierto en Ministerio Público.

Cortés es investigada por la Fiscalía Anticorrupción por supuesto enriquecimiento injustificado. Hasta el momento no ha podido comprobar los $2.5 millones que había adquirido mientras estuvo al frente del Mitradel en el periodo 2009 al 2014.

Producto de este proceso, la exministra mantiene una medida cautelar que le impide salir del país, mientras que no se defina el proceso por el que se le juzga.

La Estrella de Panamá logró ayer una conversación telefónica con el exministro Mulino, quien dijo que al parecer el único requisito para que la justicia detenga o conduzca a una persona al Ministerio Público es estar inscrito en CD. Este colectivo que llevó a Ricardo Martinelli a la Presidencia de la República en el 2009 es actualmente de oposición

El aspirante a la candidatura presidencial por el CD reclama que a cercanos colaborares del gobierno no les pasa nada. ‘Hay que ser CD para que te apliquen la justicia bien o mal, pero te la aplican', reclamó Mulino

El dirigente político no descarta que todo sea parte de una estrategia para sacar del camino a los posibles candidatos del partido opositor.

UNA MIRADA EXTERNA

A pesar de la posición interna, desde afuera hay opiniones encontradas.

Desde su óptica, los analistas políticos no creen que sea una estrategia para sacar del juego político a figuras del CD, que se prepara para las elecciones e internas y se proponen regresar al poder en el 2019.

El politólogo Richard Morales sostiene que más que sacar del juego a posibles candidatos, ‘son señales que envían a los actores políticos opositores, con la intención de intimidar y forzar colaboraciones o negociaciones'.

‘La justicia ha sido utilizada para negociar ventajas políticas y económicas, como una herramienta de chantaje que debilita a sectores de oposición involucrados en casos de corrupción, neutralizándolos o coptándolos', agrega el politólogo.

LOS ‘INCÓLUMES'

De los que han adelantado su intención de aspirar a una candidatura presidencial por el CD, hasta el momento Rodrigo Sarasqueta y Rómulo Roux son los únicos que no mantienen ningún proceso penal abierto.

De realizarse las elecciones en los próximos días, las candidaturas de estas figuras estarían comprometidas por los procesos judiciales.

En los casos relacionados a Frank De Lima y José Domingo Arias, explica Freddy Pittí, quien es el representante de la juventud ante el Consejo para la Concertación Nacional y la Comisión de Reformas Electorales, no le parece que exista intenciones de sacar del juego a posibles candidatos.

‘Primero que ni siquiera son figuras prominentes en este partido político, tampoco son voces fuertes a nivel nacional. Ellos son mencionados en casos de corrupción de alto perfil, ambos deben responder y esclarecer el asunto para tranquilidad de ellos mismos y para tranquilidad de todos los ciudadanos de este país', aseguró el representante de la juventud ante el Consejo para la Concertación Nacional.

Sarasqueta y Roux no han enfrentado procesos judiciales que se les conviertan en una espada de Damocles para alguna aspiración presidencial.