Panamá,25º

05 de Dec de 2019

Política

Afinan pacto para avalar a los magistrados de la CSJ

El presidente de la República, Juan Carlos Varela, aún no ha dado a conocer los nombres de las nuevas figuras que designará para magistrados de la Corte Suprema de Justicia

La composición de la Asamblea obliga a las bancadas a buscar consensos.

El matraqueo político tras el rechazo del nombramiento de Ana Lucrecia Tovar de Zarak y Zuleyka Moore como magistradas de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y el surgimiento de una propuesta del Partido Revolucionario Democrático (PRD) para desmantelar la Comisión de Credenciales, no se detiene.

La bancada panameñista hace ingentes esfuerzos por llegar a un acuerdo, ya sea con su similar del PRD o la de Cambio Democrático (CD), para lograr que las dos nuevas designaciones del Ejecutivo para el cargo de magistrados de la CSJ pasen por el tamiz de la Asamblea Nacional sin mayor inconveniente.

DESIGNACIONES PENDIENTES

Al menos cuatro nombramientos deberá hacer el presidente antes de que culmine su mandato

Tres nombramientos serán para el cargo de magistrado principal de la Corte Suprema de Justicia.

El gobernante también debe designar al jurista que reemplazará en mayo próximo a Eduardo Peñaloza, quien fue nombrado por el CD y actualmente funge como fiscal Electoral.

Pero para concretar estos planes, según algunas fuentes políticas, el Órgano Ejecutivo no descarta la posibilidad de que el actual magistrado del Tribunal Electoral (TE) Alfredo Juncá, muy allegado al panameñismo, sea designado para el cargo de magistrado de la Corte.

En la elección como magistrado del TE, en enero de 2017, Juncá, quien contó con el respaldo del panameñismo y diputados de Cambio Democrático, obtuvo 40 votos, superando a Yara Campo, quien era la candidata impulsada por la directiva del PRD, quien logró los 26 votos de la bancada de su partido.

La vacante que dejaría Juncá, además del cargo de fiscal Electoral (a Eduardo Peñaloza, actual fiscal, se le vence el periodo en mayo próximo), serían los espacios que el panameñismo estaría dispuesto a negociar con el PRD.

Justamente en una posible negociación de este tipo con el PRD, la actual magistrada suplente del TE, Yara Campo, sería respaldada para ocupar el cargo de magistrada principal, un nombramiento que le correspondería realizar a la Asamblea Nacional.

Con esta estrategia, el PRD recuperaría el espacio político dejado por el exmagistrado del TE, Erasmo Pinilla, el cual no pudieron mantener tras ser electo Alfredo Juncá para este cargo.

NO DESCARTAN A CD

Internamente en el PRD, CD y el panameñismo existe un total secretismo frente a estas posibles negociaciones.

No obstante, uno de los diputados panameñistas no descartó esta posibilidad, pero confió en que más que ser una alternativa negociada con el PRD, estaría fraguándose con la bancada de Cambio Democrático, conformada por 24 diputados.

En esta maniobra política también se sumaría el voto del diputado José Muñoz, del partido Alianza, quien también impulsó y respaldó a Juncá en su elección como magistrado del Tribunal Electoral.

TREGUA

El distanciamiento de varios diputados de la bancada de CD de la propuesta del PRD para desmantelar la Comisión de Credenciales empieza a generar dudas del rol opositor que debe jugar este colectivo político, por lo que no se descartaría una negociación de esta bancada con el oficialismo para el nombramiento de los magistrados de la Corte.

‘Hay diputados de Cambio Democrático que están a favor de nuestra moción, pero si finalmente no se consiguen los dos tercios de los votos del pleno (48), pues que todo el mundo juzgue cuál fue el comportamiento de cada diputado', manifestó el secretario general del PRD, el diputado Pedro Miguel González.

El PRD postergó el lunes sus intenciones de someter a discusión esta propuesta.

POSIBLES ESCENARIOS

Para el politólogo Harry Brown, el que haya negociaciones es un escenario que no hay que ver con morbo. ‘La Asamblea es un espacio en el que se logran acuerdos y están obligados a hacerlo por la inédita situación de empate que hay. Siempre hubo una mayoría de gobierno o de oposición', dijo.

Brown expresó que otro escenario es que el presidente haga designaciones que complazcan a los tres principales partidos, a la sociedad civil y a la opinión pública.

Un tercer escenario señaló el analista, es que nada se mueve en este proceso de designación. ‘Este sería un escenario de crisis institucional', advirtió.