Panamá,25º

16 de Jan de 2020

Política

El reclamo de colonenses que data desde los militares

Uno de esos casos ha tenido un largo proceso judicial por un problema de traslape de fincas y que llegó a la Sala Primera Civil de la Corte Suprema de Justicia

El reclamo de colonenses que data desde los militares
La barriada Nuevo Colón está ubicada en Sabanitas y los residentes no tienen título de propiedad.

Entre los reclamos de los colonenses, que sirvieron de sustento a la huelga, hay uno que data desde la época de los militares. Se trata de la titulación de tierras a personas que compraron casa con préstamos del Banco Hipotecario Nacional (BHN) y que después de haber cancelado la deuda, la entidad bancaria no ha podido entregarles los títulos de propiedad.

Uno de esos casos ha tenido un largo proceso judicial por un problema de traslape de fincas y que llegó a la Sala Primera Civil de la Corte Suprema de Justicia, que recientemente ordenó realizar un nuevo deslinde y amojonamiento de las dos fincas en disputa. Se trata del terreno donde se construyó la barriada Nuevo Colón I y II en Sabanitas.

La barriada, inaugurada en 1978, fue construida por el Ministerio de Vivienda sobre la finca N°6702, comprada por BHN a la sociedad Constructora Progreso, S.A. Sin embargo, esta propiedad se traslapa con la finca N° 3833, que fue adquirida por la sociedad Berasvas, S.A., cuyo representante es Roberto Berástegui, en 1988.

Berástegui inició el proceso para que el Estado le pagara el terreno que había usado para la construcción del proyecto habitacional. En total, son 28.8 hectáreas que reclama Berástegui. Existen fallos del Órgano Judicial que le dan la razón.

El Juzgado Segundo Civil de Colón, en agosto de 1997, ordenó la corrección del área, medidas y linderos de la finca 6702. El fallo es por una solicitud del propio banco.

El Juzgado consideró, según el fallo, que las pruebas y el dictamen pericial ‘acreditan plenamente que la finca 6702 está montada o sobrepuesta plenamente sobre la finca 3833'.

Este fallo quedó sin ejecutarse, en vista de que fue apelado ante el Primer Tribunal Superior de Panamá, que decretó, en febrero de 1999, la sustracción de materia en vista de que para esa fecha el Ministerio de Vivienda había decretado la expropiación por ‘interés social' de la finca 3833, a favor del Banco Hipotecario, mediante el Decreto Ejecutivo N° 34 del 28 de agosto de 1998.

Este decreto había sido demandado ante la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, que en 2001 lo decretó ilegal, pero ordenó al Registro Público inscribir la finca 3833 a nombre de la sociedad Berasvas, S.A.

En el 2006, Berástegui presentó ante el Juzgado Segundo Civil de Colón un proceso ordinario de deslinde y amojonamiento. El 31 de mayo de 2011 el juzgado falló a su favor y ordenó al Registro Público corregir la superficie y medidas de la finca 6702, dejándola en una hectárea más 3,790 metros cuadrados.

El BHN apeló y el Primer Tribunal Superior de Panamá confirmó la sentencia del Juzgado Civil. El Banco presentó ante la Sala Primera, que en un reciente fallo, bajo la ponencia del magistrado Hernán De León y con el salvamento de voto de la magistrada Ángela Russo, ordenó realizar el deslinde y amojonamiento para ‘esclarecer puntos oscuros o dudosos'.

La magistrada Russo no estuvo de acuerdo con la apreciación de su colega De León al considerar que el tema ha sido objetivo de múltiples fallos.

‘Hay una salida fácil a este conflicto y es que el banco llegue a un acuerdo conmigo que sea aprobado por el Consejo de Gabinete y avalado por el Ministerio Público', dice Berástegui. De esta manera, agrega, podrá entregarle los títulos de propiedad a las familias, que suman unas 600.