La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Política

Ratificación de magistrados, un deber pospuesto

En sus sesiones extraordinarias, la Asamblea Nacional no se ocupó de la ratificación de dos magistrados de la Corte Suprema de Justicia propuestos por el Ejecutivo. Para algunos diputados, la decisión debe ser tomada por el próximo gobierno, lo que contraviene la Constitución. Dos juristas plantean sus puntos de vista

GIOVANNI OLMOS | ABOGADO

‘NO ES SALUDABLE QUE SE POSPONGA LA RATIFICACIÓN DE LOS MAGISTRADOS, PORQUE SE DEBE REALIZAR EN ESTA ASAMBLEA Y BAJO EL PERIODO CONSTITUCIONAL DE JUAN CARLOS VARELA'.

¿DEBE LA ASAMBLEA NACIONAL RATIFICAR O NO A LOS MAGISTRADOS DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA PROPUESTOS POR EL EJECUTIVO?

Efectivamente, la Asamblea Nacional debe considerar la ratificación de los magistrados. Es una decisión administrativa y los diputados deben aprobar o improbar las designaciones en base al artículo 161, numeral 4, de la Constitución; por lo tanto, es una obligación constitucional que no puede ser dilatada bajo ningún concepto. Los diputados están obligados a ratificar o no las dos designaciones para magistrados a la Corte Suprema que cumplen con los requisitos legales, éticos y morales; considero que las dos designaciones ayudarían a mejorar la imagen de la Corte Suprema de Justicia.

¿CÓMO EVALÚA LAS CONSIDERACIONES DEL DIPUTADO PEDRO MIGUEL GONZÁLEZ, DE DEJAR EL TEMA PARA EL PRÓXIMO GOBIERNO?

No es sano que se posponga la ratificación de los magistrados porque se violaría la Constitución, en cuanto que le corresponde a esta Asamblea Nacional ratificarlos. Bajo esta Asamblea y con el mandato constitucional del presidente Juan Carlos Varela, es que se debe decidir la aprobación de los nuevos magistrados, o, por lo menos, debe propiciarse la discusión; no veo motivo para que se posponga. Dilatar por razones políticas las ratificaciones de los magistrados no es sano para el país, no es bueno para el Estado someter estas designaciones a caprichos políticos, y considero que no es responsable que un diputado de la República opine sin que previamente se haya hecho un análisis de los candidatos propuestos por el Ejecutivo. Esa conclusión solo es posible después de agotar el análisis de las hojas de vida de las personas designadas. La Constitución por ningún lado dice que se debe posponer la ratificación de magistrados de la Corte Suprema de Justicia. La Constitución habla de ratificar o rechazar; en caso de un rechazo se debe designar a los nuevos aspirantes. Se ha cometido un grave error con la demora de las nuevas designaciones.

¿QUÉ OPINA ACERCA DE QUE EL EJECUTIVO NO HAYA ENVIADO A LA ASAMBLEA NACIONAL EL REEMPLAZO DEL MAGISTRADO JERÓNIMO MEJÍA?

No es sano para la administración de la justicia que no se haya designado el reemplazo del magistrado Mejía. Volvemos al punto anterior, no designar la persona para ocupar el cargo de magistrado en una sala tan sensible como es la Sala Penal de la Corte es dañino para la administración de justicia. Es una sala que ventila procesos muy importantes y posponer esa designación no es adecuado. No tiene sentido que hayas designado el magistrado de la Sala Civil y de la Sala de lo Contencioso Administrativo, y no el de la Sala Penal, cuando se trata de un acto meramente administrativo. Estas designaciones deben hacerse de forma inmediata, sin mayor prolongación, y se debió agotar en un solo acto administrativo; es decir, en el momento que se designó a Olmedo Arrocha y a Abel Zamorano, en ese mismo acto se debió haber propuesto el reemplazo de Mejía y, hasta donde entiendo, se estaban analizando nombres importantes para ser considerados para el cargo.

TODO INDICA QUE LOS DIPUTADOS NO DISCUTIRÁN LA DESIGNACIÓN DE LOS MAGISTRADOS DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA. ¿CÓMO EVALÚA ESTE ESCENARIO?

Sería muy lamentable que la Asamblea no lo haga y la justicia panameña estaría lejos de lo que establece la Convención Americana de Derechos Humanos y la Constitución. porque los diputados no le estarían dando la importancia que implica la administración de justicia en una sociedad democrática. Sería un duro revés a la institucionalidad jurídica del país el tratar de dejar para otro momento político la ratificación de magistrados de la Corte.

¿ESTARÍA LA ASAMBLEA NACIONAL VIOLANDO LA CONSTITUCIÓN SI DECIDE NO DISCUTIR LA RATIFICACIÓN DE LOS MAGISTRADOS?

Desde mi punto de vista, la Asamblea Nacional de Diputados violaría la Constitución si no discute la ratificación de los magistrados. Reitero, es un nombramiento, una función administrativa que debe ser suplida de forma inmediata, porque afecta a otro órgano del Estado; es decir, no hacerlo crearía una incertidumbre a otro órgano del Estado, además de que provoca una inseguridad jurídica al no cumplirse con la Constitución. No hay ningún motivo para que la Asamblea no cumpla con su rol constitucional de ratificar a los magistrados o por lo menos llamar a sesión en la Comisión de Credenciales para iniciar la discusión de las designaciones. De por sí, ya hay una omisión por parte de los diputados en no discutir el tema en las sesiones extraordinarias convocadas por el Ejecutivo.

¿CONSIDERA QUE ESTA DECISIÓN DE LOS DIPUTADOS DE NO RATIFICAR A LOS MAGISTRADOS ES EN REPROCHE POR LAS AUDITORÍAS DE LA CONTRALORÍA?

Hay fuertes cuestionamientos contra diputados por manejo de fondos públicos, no olvidemos que estos fondos requieren de control por parte de una autoridad, porque son fondos del Estado y nadie está por encima de la ley. La Contraloría tiene la competencia legal para fiscalizar los fondos públicos y, especialmente, cuando se dan situaciones que son conocidas por la Contraloría y que requieren ser aclaradas; con esto no estoy diciendo que los diputados son responsables o no de malos manejos de fondos de algunas partidas, pero no se puede postergar la función fiscalizadora de la Contraloría. Es una potestad que no debe afectar la labor constitucional de la Asamblea Nacional de ratificar o rechazar la designación de los magistrados a la Corte Suprema de Justicia.

ERNESTO CEDEÑO | ABOGADO

EN CASO DE QUE LOS DIPUTADOS NO PONGAN EN AGENDA LA RATIFICACIÓN DE LOS MAGISTRADOS INCURRIRÍAN EN EL DELITO DE INFRACCIÓN DE LOS DEBERES DE LOS SERVIDORES PÚBLICOS'.

¿DEBE LA ASAMBLEA NACIONAL RATIFICAR O NO A LOS MAGISTRADOS DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA PROPUESTOS POR EL EJECUTIVO?

A mi juicio, la Asamblea Nacional de Diputados tiene que jugar su papel de ratificar o no a los magistrados y, en el caso del magistrado Abel Zamorano, a mi parecer ha demostrado capacidad; es una persona institucional, por lo tanto la Asamblea debe, por lo menos, ratificar al magistrado Zamorano, y a los magistrados suplentes porque son profesionales de la institución. A mi juicio, la no ratificación de la Asamblea Nacional envía un mensaje negativo. En el caso de la designación de Olmedo Arrocha, considero que se debe abrir el debate sobre si es independiente o no, por su cercanía con el Panameñismo, y en base a esto, la Asamblea Nacional debe tomar una decisión.

¿CÓMO EVALÚA LAS CONSIDERACIONES DEL DIPUTADO PEDRO MIGUEL GONZÁLEZ DE DEJAR EL TEMA PARA EL PRÓXIMO GOBIERNO?

Para mí son consideraciones fuera de lugar, porque se trata de un desequilibrio constitucional. Él pretende que el próximo gobierno, que para el diputado González será del PRD, designe a siete magistrados en la Corte Suprema de Justicia y esto debe ser objetado. Si la Asamblea Nacional no ratifica, por ejemplo, a Olmedo Arrocha, se le debe permitir al presidente Juan Carlos Varela que designe a otra persona que goce del beneplácito de la ciudadanía; reitero que es un desequilibrio constitucional que el próximo gobierno designe a siete magistrados.

¿QUÉ OPINA ACERCA DE QUE EL EJECUTIVO NO HAYA ENVIADO A LA ASAMBLEA NACIONAL EL REEMPLAZO DEL MAGISTRADO JERÓNIMO MEJÍA?

Es un desatino del Ejecutivo no designar el reemplazo del magistrado Jerónimo Mejía. Ya debió haber sido designado el reemplazo de Mejía, así como el del fiscal electoral; es decir, ya debieron haber enviado los nombres a la Comisión de Credenciales de la Asamblea, para que inicie el debate correspondiente sobre esas designaciones.

TODO INDICA QUE LOS DIPUTADOS NO DISCUTIRÁN LA DESIGNACIÓN DE MAGISTRADOS DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA. ¿CÓMO EVALÚA ESTE ESCENARIO?

Si los diputados no ponen en agenda la discusión de la ratificación o no de los magistrados estarían cometiendo el delito que se llama infracción de los deberes de los servidores públicos. Los diputados no están obligados a ratificar a los magistrados, pero sí a discutir la posibilidad de ratificar a los designados. Los diputados tienen que atender el llamado del Ejecutivo; de lo contrario, pueden ser procesados ante la Corte Suprema de Justicia por el delito mencionado y solo habría que presentar una copia autenticada de las designaciones y de las aprobaciones en la Asamblea Nacional y presentar la denuncia contra la directiva de la Asamblea Nacional o, por lo menos el nombre del diputado responsable de poner en agenda la ratificación.

¿ESTARÍA LA ASAMBLEA NACIONAL VIOLANDO LA CONSTITUCIÓN SI DECIDE NO DISCUTIR LA RATIFICACIÓN DE LOS MAGISTRADOS?

La Asamblea Nacional violaría la Constitución si no pone en agenda para el debate la ratificación de las designaciones a magistrados de la Corte Suprema de Justicia, pero si no los ratifican tienen todo el derecho de no hacerlo. Sin embargo, están obligados a poner en agenda la discusión de los magistrados y el responsable sería el diputado encargado de poner en agenda su ratificación.

¿CONSIDERA QUE ESTA DECISIÓN DE LOS DIPUTADOS DE NO RATIFICAR LOS MAGISTRADOS ES EN REPROCHE POR LAS AUDITORÍAS DE LA CONTRALORÍA?

Pienso que puede ser una opción, es decir una represalia contra las auditorías, o también puede ser por algún desacuerdo con el Ejecutivo por canonjías que quieren los diputados y no se los otorga. Lo cierto es que los diputados tienen que jugar su papel y la Corte Suprema de Justicia debe estar a la altura que corresponde en caso de que se presenten las denuncias correspondientes en caso de que no se ponga en agenda la ratificación de las designaciones. De no hacerse, esto daría motivos para abrir una investigación penal.