Temas Especiales

09 de May de 2021

Antonio Saldañaopinion@laestrella.com.pa

Opinión

¡Honorables señores feudales!

La cifra de nuevos corregimientos podría aumentar en 30 más, es decir, 721 parcelas políticas, si son sancionadas por el Presidente de la República las leyes aprobadas por la Asamblea Nacional, creando los nuevos feudos de caciquismo, clientelismo, nepotismo y corrupción política en que ha derivado el otrora "poder popular"

"Los gobiernos locales tal cual como funcionan hoy día, se asemejan mucho más a la descentralización feudal..." (A. Saldaña, La Prensa, 2015)

Cuando fue instituido el sistema de representación popular de gobiernos locales -Constitución de 1972, Ley 105 de 1973- eran 505 Corregimientos, hoy la atomización electorera y el clientelismo político lo ha disparado a 691circuncripciones electorales locales, y cada corregimiento producto del fraccionamiento de la geografía política nacional, para solo enunciar una calamidad, significa una erogación adicional del gasto público de medio millón de dólares anuales.

La cifra de nuevos corregimientos podría aumentar en 30 más, es decir, 721 parcelas políticas, si son sancionadas por el Presidente de la República las leyes aprobadas por la Asamblea Nacional, creando los nuevos feudos de caciquismo, clientelismo, nepotismo y corrupción política en que ha derivado el otrora "poder popular".

Ello podría significar un incremento anual en el presupuesto del Estado del próximo año 2021, en la friolera de 20 millones de dólares. Adicionalmente, el aumento del escuálido presupuesto municipal para la edificación de la nueva infraestructura y gastos administrativos de los nuevos corregimientos y de las respectivas "Casas de Justicia Comunitaria de Paz"; todo en detrimento de la inversión municipal en servicios públicos y, por consiguiente un desmejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de cada comunidad en el ámbito nacional.

De tal suerte que el crecimiento indiscriminado e injustificado de los gobiernos locales, 6% solamente este año, indica, sin lugar a dudas, que esta es una materia que debe ser atendida desde su fundamento e implica la modificación de la Constitución y de las leyes 105 de 1973 y 106 de 1974, 37 de 2009 modificada por la ley 66 de 2015 y, por supuesto, la Ley 16 de 2016 que instituye la "jurisdicción especial de justicia comunitaria de paz".

Finalmente debo advertir que sin desmontar todo este andamiaje de caciquismo y clientelismo político corrupto y corruptor; difícilmente se podría limitar los otros males que se derivan de éste cáncer político, como lo son el nepotismo y tráfico de influencias, el fichaje electoral y la nociva conducta del 《"juega vivo político" y del 'que hay pa' mí'.

Estas prácticas de los lumpen diputados de la Asamblea Nacional, constituyen la justificación, desde luego, inmoral, para la creación de nuevos corregimientos, verbigracia, los 10 corregimientos creados y sancionados recientemente, por iniciativa legislativa del todopoderoso diputado de la Asamblea Nacional, Benicio Robinson y del Presidente de la República, Laurentino Cortizo Cohen, respectivamente.

En realidad es monstruoso adefesio jurídico, que instituye mecanismos electorero/clientelares que buscan eternizar en el poder político del Estado a bandidos políticos o políticos bandidos, cuyo único propósito es el enriquecimiento personal a costillas de la hacienda pública. Así de sencilla es la cosa!

El autor es abogado y analista político.