Temas Especiales

29 de Sep de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

“De corazón”, más que un eslogan

En el segmento de “Infidencias y Confidencias” del diario El Siglo salió publicado que “la chola está que brinca, pues ya Pichulo anda d...

En el segmento de “Infidencias y Confidencias” del diario El Siglo salió publicado que “la chola está que brinca, pues ya Pichulo anda de corazón, por lo menos así dijo una joven que fue en representación de la campaña en la margariton de medcom”, señala el Diario.

Al respecto es bueno aclarar que, aunque la frase de campaña de la Ingeniera Balbina Herrera Araúz sea “de corazón”, dicha frase involucra más que un mensaje político.

En primer lugar, nosotros —los cristianos que profesamos el amor de Dios en nuestros actos— no podemos dejar de mencionar las emociones que podemos vivir a diario, cuando hacemos actos humanos en favor de nuestro prójimo.

Por ello manifestamos que la donación del ex presidente de la República y presidente del Partido Vanguardia Moral de la Patria (VMP), Guillermo Endara Galimany, era “de Corazón”, cuando se nos preguntó cuánto era la cantidad de la misma. Por cierto, una pregunta que no se le hizo a los otros candidatos presidenciales.

En segundo lugar, la importancia de la acción no está en la cantidad de dinero que se aporta, sino en la acción de dar como seres humanos, en un acto de solidaridad hacia una compatriota nuestra.

Entonces cuando hablamos “de corazón” no debemos pensar en ese eslogan político, porque la Biblia utiliza esas palabra, que son sinónimo en la Palabra de Dios, para referirse a los sentimiento más profundos del ser humano; es la parte más íntima donde la Biblia afirma que se asientan los pensamientos morales, inmorales, todo lo que tiene que ver con la vida espiritual, buena o mala; es donde se asientan los elementos racionales y emocionales, o sea, en lo más profundo de nuestro ser.

Jesús enseñó que es en el corazón precisamente donde está el asiento de la maldad y la bondad, de la depravación y de la pureza.

Enseñándonos que en el corazón del hombre está lo malo en esencia y que en ese lugar se gestan los peores pensamientos y acciones que un ser humano puede cometer.

Así que... cuando en nuestro partido hacemos referencia a esas frase, que no quede la menor duda de que el uso de la misma es de la forma espiritual de la buena fe, bondad y del amor de Dios. Porque también se pueden hacer las cosas con corazón y afectar al prójimo.

Con un corazón negro se trajo al país cebolla contaminada; de corazón se le dice al pueblo... “civilista visto, civilista muerto”; de corazón se perdió la estatua de Roosevelt; de corazón se le dan parvis a los miembros de un partido o a quienes se inscriban en este y muchos otros más.

Finalmente, por convicción y por ese amor que yo sí profeso y por esa solidaridad ante una acción que no fue para nosotros política, utilizaremos la frase “de corazón” cuando nuestras acciones sean del alma y motivadas por el amor de Dios y no por el corazón de la maldad.