Temas Especiales

22 de Sep de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Veraguas y su historia

VAMOS A TRILLAR SOBRE EL PASADO. O existe una miopía cultural o vivimos hipnotizados para no analizar la importancia de las personas qu...

VAMOS A TRILLAR SOBRE EL PASADO. O existe una miopía cultural o vivimos hipnotizados para no analizar la importancia de las personas que tienen en sus manos el cuidado de la herencia cultural, el patrimonio histórico y todo cuanto representa el rico acervo ancestral.

Tierra de tesoros y leyendas que surgen con la llegada de Colón en el cuarto viaje, año 1502. Ya se cumplió este 9 de junio los 500 años de la creación de la Gobernación de Veraguas. No obstante, tuvimos que esperar 40 años para la creación del Museo Regional, instituido mediante Ley 27 de 17 de diciembre de 1992. Todo este atraso cultural se lo debemos al manejo de las instituciones que no escapan de la intromisión politiquera, que amaina el presupuesto que debe cumplir una elevada misión, y a la apatía cultural con que se aprecia este vital rubro del Presupuesto, al aprobar las partidas correspondientes al desarrollo de la cultura, particularmente, para proteger esta región rica arqueológicamente.

Parte de este drama estremecedor lo constituyó la demolición de la Iglesia San Juan de Dios, hoy Biblioteca Pública “Julio J. Fábrega”. Se destruyó un símbolo colonial del siglo XVII. ¿Y las autoridades qué? Parece que no aprendimos la lección y con el calor del golpe de Estado del ‘68 se cometió otro suicidio memorable al demoler el kiosquito de la Placita San Juan De Dios, centro de tertulia de la gente del campo y la ciudad, donde se saboreaba el “sancocho de gallina” y otras comidas tradicionales. Se sellaron en esta ciudad algunas calles de ladrillos y empedradas, se arremetió más tarde contra el parque “J. D. Arosemena”; la Iglesia Colonial de San Francisco de la Montaña, joya de Latinoamérica, está en proceso de restauración a paso de tortuga.

En estos momentos de la “danza de millones”, nada se hace para reforzar al INAC y que concluya así la restauración de una joya colonial de comienzos del siglo XVII, de extraordinaria belleza. La Escuela Normal “J. D. Arosemena”, monumento histórico, luego de su restauración tiene que ser materia de atención y mantenimiento. Es urgente tomar medidas protectoras de esta belleza arquitectónica, en la cual ya se aprecia deterioro visible de un proyecto que costó más de $5 millones.