Temas Especiales

21 de Sep de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Terminar con el hambre...

La Organización No Gubernamental Acción contra el Hambre revela en un estudio que diecinueve millones de niños y niñas podrían salir de ...

La Organización No Gubernamental Acción contra el Hambre revela en un estudio que diecinueve millones de niños y niñas podrían salir de la desnutrición invirtiendo trescientas veces menos de lo que ha supuesto el plan de rescate financiero de la Unión Europea.

Los diecinueve millones de niños y niñas que padecen desnutrición aguda severa en el mundo podrían recuperar la salud si fueran invertidos tres mil millones de euros en un tratamiento de emergencia personalizado, según ha informado la Organización No Gubernamental Acción contra el Hambre en la presentación del informe “El hambre estacional”.

El problema del hambre en el mundo empeora en lugar de mejorar: ya son 923 millones las personas que pasan hambre en el planeta, aseguran desde la ONG.

Datos del Banco Mundial y del Programa Mundial de Alimentos alertan de que entre 100 y 130 millones más de personas caerán en la pobreza sólo durante 2008.

De éstas, setenta y cinco millones de personas pasarán a engrosar las filas de aquellos que pasan hambre en un momento en que la producción mundial de alimentos bastaría para que nadie sufriera por su carencia, según la Organización No Gubernamental que elaboró este informe.

“En un momento de crisis alimentaria global, como el que estamos viviendo, resulta paradójico pensar que una epidemia que mata a cinco millones de niños al año podría erradicarse invirtiendo a nivel mundial trescientas veces menos de lo que ha supuesto el plan de rescate financiero de la Unión Europea”, ha explicado Olivier Longué, director general de Acción contra el Hambre.

Los activistas están seguros de disponer de una buena herramienta a través del nuevo modelo de tratamiento de choque contra la desnutrición que se ha mostrado eficaz en el ochenta por ciento —80%— de los casos tratados.

La organización propone mayor inversión en seguridad alimentaria y destaca la necesidad de dotar de semillas o herramientas de calidad al setenta por ciento —70%— de las personas que pasan hambre en el mundo, que son precisamente agricultores en países pobres.

La llamada guerra de los alimentos ha situado la erradicación del hambre en las agendas internacionales, una última oportunidad para acercarse al primer Objetivo de Desarrollo del Milenio. Pero meses después de la cumbre de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación —FAO— en Roma, Italia, o la del G-8 en Japón, las promesas siguen sin cumplirse.

El llamado “Partenariado Mundial para la Agricultura y la Alimentación” lanzado por el presidente francés Nicolas Sarkozy todavía no ha dado los frutos esperados y los quinientos millones de euros prometidos por el Gobierno español no aparecen por ningún lado, aseguran desde Acción contra el Hambre.