Temas Especiales

04 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Obama: el factor negritud

Confirmado el triunfo del campeón de Illinois, John McCain al reconocer su derrota dijo que “el pueblo americano ha hablado, y ha hablad...

Confirmado el triunfo del campeón de Illinois, John McCain al reconocer su derrota dijo que “el pueblo americano ha hablado, y ha hablado con claridad (...) esta fue una elección histórica (...) especialmente para los afroamericanos”.

Barack Obama se ha convertido en el 44avo presidente de EEUU, curiosamente hace 44 años Martín Luther King anuncio su sueño. Indiscutiblemente McCain acepta que el factor negritud o el “black factor” impuso el triunfo de Obama. Si bien la victoria de Obama no significa el fin del racismo, sí es de gran significancia el primer presidente negro como el climax de aquel sueño. “I have a dream”...and now it just came true”, no son palabras salidas de la nada, sino el reconocimiento de un sueño por el cual murieron Abraham Lincoln, John F. Kennedy y hasta el propio Luther King.

Lecciones importantes para todos los panameños, inmersos en plena campaña política es que contrario a McCain, Obama abogó por el fin de la guerra, el retorno de los soldados norteamericanos con prontitud a su patria, y admitió que los estadounidenses estaban más seguros si EEUU dejarán de apoyar y fortalecer los regímenes dictatoriales. Cuestiono sabiamente el papel de “policía del mundo” y propuso a cambio preocuparse más por los problemas del estadounidense común. Además Obama fue mejor y más creíble en cada foro donde tuvo la oportunidad de exponer el tema económico. La prestigiosa revista Newsweek y otros medios importantes resaltaban los discursos diametralmente distintos entre McCain y Obama, de los cuales se apreciaba otra lección fundamental para los panameños: Obama conocía de primera mano cómo el ciudadano ve sus propios problemas y McCain percibía cuáles eran esos problemas, pero desde su propia óptica, no la del ciudadano, lo cual obviamente incidirá en sus posibles soluciones.

Volviendo al tema de la negritud, no sólo los estadounidenses, no sólo los afroamericanos, con Obama el mundo entero soñó y vio cumplidos esos sueños al llevar con orgullo a un negro a la Casa de los Blancos. Hay que considerar seriamente que los tres grandes personajes históricos que he mencionado murieron de forma trágica, asesinados por sostener sus profundas convicciones de cambiar al mundo, asesinados por conspiraciones de alto nivel, por conducto de los transgresores que pretendieron silenciar las esperanza, el grito de libertad. El mundo entero los mira y sabe que aquellos defensores del “establishment” siempre han estado dispuestos a hacer lo que sea, como en aquellos tiempos de Montgomery, Alabama, con tal de que el status quo sea conservado. Dios quiera que las condiciones que provocaron esos decesos innecesarios no retrasen más la conclusión de aquel gran sueño, la esperanza de un mundo mejor para todos los seres humanos. Dios bendiga a América.