Temas Especiales

31 de Oct de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Divide y vencerás, es la consigna

Ya definimos que la trayectoria política del ministro Martinelli no ha sido de un verdadero opositor, sino que más bien se asemeja a la ...

Ya definimos que la trayectoria política del ministro Martinelli no ha sido de un verdadero opositor, sino que más bien se asemeja a la de un gran oportunista.

En ese mismo sentido, Solidaridad, al igual que la actual alianza CD/UP, es una creación de un personaje singular que juega a ganador e incide mucho en la política nacional con el aforismo “divide y vencerás”.

Samuel Lewis Galindo, tío de Juan Carlos Navarro y del actual canciller Samuel Lewis Navarro, fue candidato durante la elecciones en las que ganó el Doctor Pérez Balladares e inmediatamente puso a Solidaridad a disposición, con un colaboracionismo directo PRD light , incluso votando sus legisladores en la Asamblea Nacional por leyes lesivas al interés ciudadano.

Al mismo tiempo el Liberal Nacional, también light , experimentaba co—gobernar con el partido madre. Los liberales repetirían en el gobierno apoyando a Moscoso. Ni CD, ni Solidaridad, ni el Liberal Nacional pudieron seguir la fiesta en el gobierno de Martín por circunstancias obvias: no se puede confiar ni en personas ni en partidos con cualidades de guabina.

Nuevamente un ciudadano común no encuestado me pregunta: “¿Cuál cambio?, ¿se refieren al cambio de camisa?, ¿cómo puede haber gente tan hipócrita que después que mal co—gobernaron decir que representan “el cambio”?

Sabiendo que todo esto es parte de la historia patria, conociendo cómo el ministro Martinelli celebra el salto de connotados tránsfugas del PRD y del Partido Popular hacia CD y teniendo a la vista sus credenciales en la vida pública y privada, no hay razón para abogar que este lidere la oposición. ¿No se dan cuenta de que hacer alianza con CD es mayor contrasentido al discurso antipartido “gobernaron por 40 años”?

Solo los roedores abandonan el barco ante el ruido de la maquinaria previo a zarpar, no hay ninguna necesidad de una búsqueda de una gran alianza opositora que ya se dio. Esta es una alianza civilista y democrática cohesionada con liderazgo comprobado en la persona de Juan Carlos Varela, quien tiene una trayectoria intachable con manos limpias, capacidad y honestidad.

Panamá está compuesta por una mayoría de ciudadanos decentes, Varela no tiene por qué bajarse faltando menos de 5 meses para las elecciones. Nuestra gente no espera menos de nosotros, tenemos que abandonar los intereses personalistas y como gente de bien, debemos seguir hombro a hombro con lealtad al pie del cañón, con un compromiso con la democracia y la justicia social. Los más necesitados de nuestra patria esperan que lideremos con firmeza el cambio en el que pueden confiar.

-El autor es miembro de Fuerza Independiente. recursossinlimites@gmail.com