24 de Feb de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Panamá, reta a gigantes

Es evidente que nuestra nación mantiene un ritmo deportivo en diversas áreas que por años han enaltecido sus jugadores frente a condicio...

Es evidente que nuestra nación mantiene un ritmo deportivo en diversas áreas que por años han enaltecido sus jugadores frente a condiciones económicas y sociales que no son las adecuadas, sin embargo todo se luce cuando hay verdadera motivación positiva en favor de aquellos jóvenes que practican cualquier deporte en el territorio nacional, aunque no exista los recursos esenciales.

Hoy es un ejemplo como algunas provincias como Chiriquí, Panamá, Herrera, Los Santos y Colón están formando jugadores lo que permitirá que una selección de béisbol engrandezca a Panamá. Pero el reto no se queda ahí, porque desde la llegada del primer panameño al béisbol de las Grandes Ligas, Humberto Valentino Robinson, muchos más han seguido el ejemplo de él y han triunfado en las Grandes Ligas.

Puede mencionarse a Ossie Chavarría, Webbo Clarke, Bill Haywood, Allan Lewis, Héctor López (primer panameño en los Yankees de New York), Ben Oglivie, Bobby Prescott, Chico Salmon, Manny Sanguillén, Rennie Stennett, Ray Webster, Rodney Cline Carew, Omar Moreno, Rubén Rivera, Mariano Rivera, Ramiro Mendoza, Einar Díaz, Carlos Lee y otros más que han incursionado en la pelota profesional estadounidense. Pero hoy no solamente el país está despertando en béisbol sino que ya Panamá se apuntó una gran victoria en fútbol, como la de aquellos recordados gladiadores que luchaban en el Coliseo romano, donde desafiaban al temible y poderoso rival.

Es verdad que Panamá no cuenta con un gran nivel económico para demostrar que somos una potencia, sino que existen buenos talentos que se están acoplando a un sistema de disciplina. Con esa victoria Panamá demuestra a los países centroamericanos que con el tiempo no habrá ningún rival temible en el fútbol regional de Centroamérica.

Es como se dio en los años gloriosos de la selección azteca, cuando goleaba a cualquier país de la Concacaf. Pero hay una nación que desde 1990 comenzó a proyectar cambios en su fútbol interno: Estados Unidos. Pero corre el año 2009 y Panamá está levantándose como un águila que comienza a dar sus primeros pasos. En el mes de marzo, viene el clásico de béisbol y no hay que dudar de que Panamá tendrá un elenco de grandes jugadores, amateurs y de grandes ligas que proyectarán un nuevo cambio en el deporte panameño. Esto significa que ya se acabó el mito de Cuba poderosa, China, Corea, Japón invencible. Eso tiene un término, y de esa manera podrá verse que Panamá comienza a poner sus pasos donde ya otros eran los dueños en materia de béisbol.

Hay que tener fe en Dios y recordar que los gigantes se vencen con fortaleza e inteligencia y para demostrarlo solamente hay que preparase a conciencia. Panamá puede ser mejor que cualquier potencia de béisbol o fútbol. Obtener la victoria no es fácil pero si se desea un objetivo hay que mentalizarse y tener en cuenta lo siguiente: tener fe , desafiar al enemigo N°1, el miedo, y salir obtener la victoria con la ayuda de Dios. Esto para Panamá es el inicio de un sueño, ser campeón en béisbol y fútbol.

El autor es periodista mrangel@asep.gob.pa