Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

La concertación, un paso correcto

En el marco del referéndum para la ampliación del Canal, el presidente Torrijos convocó el 16 de agosto de 2006 a un “amplio acuerdo de ...

En el marco del referéndum para la ampliación del Canal, el presidente Torrijos convocó el 16 de agosto de 2006 a un “amplio acuerdo de concertación nacional” para “actualizar los objetivos y metas nacionales del desarrollo”. Después de 14 meses de reuniones, talleres y mesas de trabajo en la que participaron más de 2,000 líderes nacionales, provinciales y comarcales dichos acuerdos y metas se alcanzaron.

Los logros más importantes de la Concertación Nacional para el Desarrollo, son 300 metas por alcanzar en los próximos 15 años; el Fondo Nacional para el Desarrollo dirigido a financiar los programas y proyectos para cumplir las metas propuestas; un mecanismo para el cumplimiento de las metas conformado por el Consejo Nacional de la Concertación, la Secretaría de Metas y el Gabinete Social; y la validación del diálogo y negociación como método idóneo para encontrar soluciones concertadas a las demandas de los ciudadanos.

De igual manera, la Concertación propuso la aprobación de cinco leyes. Ya se han aprobado la Ley que crea los mecanismos de verificación (Ley 20-2008) y la Ley de Responsabilidad fiscal (Ley 34-2008). Las Leyes de Participación Ciudadana y de Descentralización fueron aprobadas por el Consejo de Gabinete y van para primer debate en la Asamblea.

Cuando comience el nuevo gobierno (2009-2014), todos los mecanismos de monitoreo y seguimiento y las leyes que garantizan el marco jurídico e institucional de la Concertación, estarán aprobados y listos para su utilización permanente

Con la concertación en marcha, a medida que pase el tiempo nuestra nación se transformará de la sociedad de la protesta, de la queja y el conflicto que somos hoy, hacia una sociedad que resuelve sus problemas a partir de diálogo y negociación.

Con la concertación hemos sentado las bases para pasar del Estado centralista, corporativo, excluyente y clientelista de los dos últimos siglos, hacia un Estado social de derecho, en cuya base estará la democracia participativa, sustentada en la descentralización y el ejercicio activo de la participación ciudadana.

- El autor dirige la Ofic. para la Concertación del MIDES