Temas Especiales

04 de Ago de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

El cacique de Martín

"El cacique de Martín": así llaman los ngäbes y buglés a don Máximo Saldaña, porque a pesar de que fue destituido como "cacique general"...

"El cacique de Martín": así llaman los ngäbes y buglés a don Máximo Saldaña, porque a pesar de que fue destituido como "cacique general" en el 10° Congreso General de los pueblos ngäbe y buglé, celebrado en Kwerima, en marzo de 2006, el gobierno de Martín Torrijos insiste en reconocerlo como "cacique general". ¿Por qué? Porque Saldaña —quien de "Máximo" solo tiene el nombre— es incondicional al gobierno y a sus proyectos neoliberales (los ngäbes y buglés se oponen por mayoría a los depredadores proyectos mineros que el gobierno de Martín desea imponer en la Comarca).

En el Congreso del 2006 los ngäbes y buglés destituyeron a Saldaña porque declaró nula la elección de don Pedro Rodríguez como presidente del Congreso, atribución que no le compete al cacique general, sino al Congreso General en pleno. Desde entonces, el gobierno busca subterfugios legales para imponer a su gente. Uno de estos subterfugios legales para anular la elección de Rodríguez es esgrimir la idea de que en aquel Congreso se utilizó el método tradicional de elección y no el método legal expuesto en la Ley 10 que creó la Comarca. Según la Ley 10 la elección debe hacerse a través de delegados y el Tribunal Electoral (TE) es el encargado de escoger a estos delegados. Pero aduciendo que no había presupuesto, en el 2006 el TE dejó en manos de la dirigencia indígena decidir cómo se realizaría el Congreso y se escogió el método tradicional que consiste en: 1) convocar a toda la población ngäbe y buglé de la Comarca; y, 2) la gente forma filas frente al candidato de su predilección y se cuentan los votos-personas. De esta manera fue electo Pedro Rodríguez y su nómina. Esto se hizo así porque el Gobierno adujo que no había fondos para hacer la elección según lo estipula la Ley 10 y dejó en manos de la dirigencia indígena escoger el método.

El próximo mes de marzo habrá un nuevo Congreso y Máximo Saldaña, "el cacique de Martín", impuesto como "presidente" y "cacique general" ha escogido a los delegados para elegir una nueva directiva según la Ley 10. Pero cualquier tinterillo sabe que el llamado "derecho consuetudinario", es decir, la tradición, se impone a toda ley y Don Pedro Rodríguez con su directiva es el verdadero presidente del Congreso, aunque el gobierno no lo quiera reconocer. Cualquier decisión que tome "El Cacique de Martín" y sus delegados no tendrá validez. El caso puede ser llevado a cualquier instancia nacional o internacional.

- El autor es educador. pastornatural@gmail.com