30 de Sep de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Cerro Tute: un ejemplo de coraje y dignidad

Al grito de “¡Revolución o Muerte!”, un grupo de jóvenes panameños “cumpliendo con la patria y desafiando el poder de la oligarquía crio...

Al grito de “¡Revolución o Muerte!”, un grupo de jóvenes panameños “cumpliendo con la patria y desafiando el poder de la oligarquía criolla y del imperialismo norteamericano”, como dijera Floyd Britton, derramaron su sangre y ofrendaron su vida por la emancipación social del pueblo oprimido. Es la generación de Rodrigo Pinzón, Yiyo Girón, Eduardo Santos Blanco, Domingo García; y posteriormente Polidoro Pinzón.

Esta es la heroica Generación de mayo del 58, que se lanzó a las calles siendo brutalmente reprimidos por la Guardia Nacional, mientras exigían mejores condiciones de estudio, bajo la consigna “¡Más escuelas y menos cuarteles!”, al igual que otras reivindicaciones populares, cuyo saldo dejó cientos de detenidos y varios muertos, entre ellos el estudiante artesano, José Manuel Araúz.

Es la misma juventud que en abril del 59 se alza en armas en las montañas de Cerro Tute, Veraguas, inspirados en el deber impostergable de luchar por un cambio revolucionario que permitiera instaurar un gobierno legítimo capaz de impulsar los cambios sociales que exigía el pueblo, extirpar todo vestigio del poder corrupto de las clases dominantes y de sumisión al imperialismo norteamericano. La generación del Cerro Tute, es un ejemplo de coraje y dignidad. Ellos como legítimos herederos de nuestros héroes: Urracá, París, Felipillo, Bayano, Rufina Alfaro y Victoriano Lorenzo, prefirieron la muerte antes que aceptar las prebendas de los grupos de poder económico y político que avasallaban al pueblo trabajador.

Hoy, tenemos el compromiso moral y ético de seguir el ejemplo de la Generación del 58—59, de organizarnos y luchar para barrer con este sistema de opresión y sus instituciones carcomidas por la corrupción y la inmoralidad. A 50 años de la Gesta de abril del 59, su legado constituye fuente de inspiración y fuerza moral para quienes estamos convencidos de que Otro Panamá es Posible.

En medio de la farsa electoral, que hoy padecemos, controlada por la narcopolítica, debemos rechazar los cantos de sirena de los partidos y políticos corruptos, así como las fantasías electoreras de quienes insisten en que es posible, en el marco jurídico actual, participar de elecciones.

Inspirados en el ejemplo de la gloriosa Gesta de Cerro Tute, convocamos al pueblo panameño a la organización y lucha. A construir poder popular y crear las condiciones para la autoconvocatoria de una Asamblea Constituyente Originaria con plenos poderes como salida a la crisis política creada por la narcopolítica y a la crisis económica mundial que nos acecha; que nos permita acabar con la “partidocracia” neoliberal, mafiosa y vendepatria, convocar a elecciones verdaderamente libres y democráticas bajo el principio de un hombre un voto y con el derecho de los ciudadanos (no de los partidos políticos) a revocar el mandato de todos los cargos públicos de elección popular.

Por ello, llamamos a la abstención, al voto en blanco o nulo, como una forma de rechazar el circo electoral, el sistema excluyente y antidemocrático y a los candidatos de la partidocracia y la narcopolítica.

Sólo poniendo verdadero empeño en alcanzar estos objetivos seremos capaces de honrar verdaderamente a los héroes y mártires de Cerro Tute y de convertirnos en dignos herederos de su hermoso legado histórico.

-El autor es secretario general del SUNTRACS.rologe54@yahoo.com