Temas Especiales

26 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Nueva dinámica política

La victoria aplastante de Ricardo Martinelli sobre Balbina Herrera (60% a 37%), abre un nuevo capítulo inédito en la historia política p...

La victoria aplastante de Ricardo Martinelli sobre Balbina Herrera (60% a 37%), abre un nuevo capítulo inédito en la historia política panameña, que pondrá a prueba la estabilidad de los partidos políticos, así como la madurez y capacidad de sus dirigentes. El Movimiento por el Cambio logró cautivar al electorado y en su desarrollo pudo construir una poderosa alianza partidaria, que arrasó en las elecciones al ganar la Presidencia y el Órgano Legislativo.

En términos concretos la distribución del voto para presidente indica lo siguiente: Cambio Democrático aportó el 53.5%, el Partido Panameñista el 30.8%, Molirena el 9.8% y Unión Patriótica 5.6%. Esos números indican que fue acertada la decisión de Martinelli y Varela de unir esfuerzos para derrotar al PRD.

Uno de los grandes retos que abre esta nueva dinámica política es la solidez de la alianza que encabeza Martinelli y que tendrá su primera prueba en la conformación del Gabinete y en la selección del nuevo presidente de la Asamblea de Diputados. Las expectativas del electorado son muy altas y se espera que las designaciones recaigan en personas con capacidad técnica, integridad y, sobre todo, espíritu de trabajo en equipo para enfrentar las grandes aspiraciones del pueblo panameño.

Martinelli ha recibido un sólido mandato popular para impulsar su programa de transformación económica, social y política. No tendrá problemas en sus primeros meses con la Asamblea y gozará de un amplio respaldo popular, pero las expectativas están muy altas y esto podría convertirse en un problema a corto plazo.

Es importante señalar que este escenario político lo antecede una crisis económica mundial, cuyos efectos comienzan a sentirse en Panamá y se espera que para este año haya una disminución drástica del crecimiento económico y como consecuencia directa, aumentará el desempleo. Este es el principal reto que enfrentará la Administración Martinelli.

La agenda pública seguirá dominada por los problemas de inseguridad ciudadana, por el alto costo de los alimentos y la energía, y el incremento del desempleo en áreas claves como el turismo, la construcción y el sector agroexportador. Unido a estos tres problemas centrales se moverán los problemas del transporte, salud, educación, así como la imagen negativa que tiene todo el sistema político del país. Una ventaja relativa que tendrá la nueva Administración es la complicada situación en que se encuentra el PRD. Cuatro tendencias se disputan el control de ese partido y la pugna interna ha dado inicio a una confrontación pública. Pareciera que una parte de la dirigencia del PRD no entiende lo que ha sucedido y pretende continuar con la misma política que los llevó a la derrota.

La capacidad del PRD para enfrentar a esta nueva Administración se ha visto reducida al perder el control de la Asamblea y al hecho de que la mayoría de los nuevos diputados de este colectivo no tienen la experiencia ni el liderazgo para enfrentar a la bancada legislativa del nuevo Gobierno.

Un hecho que llama poderosamente la atención a los observadores políticos, es la falta de capacidad de la dirección política del PRD para encausar, por las vías institucionales, el debate lógico que se está produciendo tras esta histórica derrota.

El país necesita en esta nueva coyuntura que los dirigentes políticos de todas las facciones actúen con responsabilidad y sentido de patria.

-El autor es ingeniero y analista político.blandonc@cwpanama.net