27 de Feb de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

El Estado de la esperanza

La semana pasada el pueblo panameño se expresó en las elecciones a través de una marea de votos que dejó no solamente un amplio vencedor...

La semana pasada el pueblo panameño se expresó en las elecciones a través de una marea de votos que dejó no solamente un amplio vencedor para la Presidencia de la República, sino una Asamblea Legislativa en sus manos que le permitirá gobernar y llevar a cabo los planes y proyectos prometidos.

En cierta forma, se repite el panorama por el que ya pasó Martín Torrijos, quien tuvo triunfo amplio y Asamblea, pero cuyo gobierno no dio los réditos esperados al país. No se solucionaron los grandes problemas abordados en su campaña: cero corrupción, más seguridad.. pero tuvo sus oportunidades y la opinión general es que no las supo o no las quiso aprovechar. Los problemas están allí.

Por lo tanto, lo que se espera ahora es que el nuevo gobierno triunfe donde el anterior fracasó. Y si bien se dice que un gobierno debe ser equilibrado, para lo que conviene que si un grupo controla el Ejecutivo sus rivales dominen el Legislativo, eso depende del pueblo que los elige. Además, es un arma de doble filo: a veces los políticos en la Asamblea se dedican a sabotear los proyectos del Estado. El pueblo, evidentemente, quiso darle al presidente mando y viabilidad. Lo importante ahora es que el país camine, porque hay asuntos que casi no esperan por solución.

De todos modos, hay una esperanza. Y un balance posible en el poder, porque la Alianza ganadora está integrada por muchas personas, empresarios con capacidad y gente más modesta, pero con una visión social. En fin, Panamá puede soñar.

-El autor es filósofo e historiador.jordi1427@yahoo.com.mx