Temas Especiales

22 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Despropósito judicial

Dicen que “no hay peor cuña que la del propio palo”. Nunca antes el citado dicho ha tenido más validez que con la expedición del acuerdo...

Dicen que “no hay peor cuña que la del propio palo”. Nunca antes el citado dicho ha tenido más validez que con la expedición del acuerdo 398 por parte de la Sala IV de la Corte Suprema y en donde se establece la suspensión cautelar del cargo de los funcionarios de carrera judicial, lo cual a todas luces viola la necesaria independencia de los jueces al administrar justicia, tal cual lo indica nuestra Constitución.

Cuando uno lee el referido acuerdo no puede entender cómo los magistrados Mitchell, Benavides y de Troitiño, lo hayan podido expedir, puesto que la gran mayoría de la comunidad jurídica liderada por el Colegio Nacional de Abogados y el Movimiento de Abogados Gremialistas, entre otros, se ha pronunciado en contra del mismo, señalando los vicios de inconstitucionalidad, producto de que dicho acuerdo es de categoría inferior a la Ley y no puede crear procedimientos para la suspensión de los jueces, con lo cual se rebasan las competencias de dicho ente de la judicatura.

Me niego a creer que los tres mencionados magistrados de nuestro más alto tribunal de justicia sean unos ignorantes supinos de la Ley y no comprendan cuestiones básicas relativas al denominado gobierno de los jueces , por lo que solo me queda la impresión de que lo que realmente buscan es crearle al PRD los espacios políticos necesarios dentro del Órgano Judicial para que pueda ubicar a figuras de dicho colectivo en el mismo y de paso pagarle el favor a Martín Torrijos por haberlos nombrado.

De seguir vigente dicho acuerdo, cualquier abogado que se autonombre amigo y asesor del presidente de la Corte , salga con él en fotos oficiales y lo defienda a capa y espada logrará utilizar dicho elemento como un factor de tráfico de influencia en donde ningún juez tendrá la valentía necesaria para alzar la voz y administrar justicia correctamente, mediante sus resoluciones judiciales, sin haber levantado la vista y tener presente el cerco de hambre que están viviendo sus colegas suspendidos.

-El autor es abogado.pedrositton@hotmail.com