Temas Especiales

20 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Las tensiones del cambio

Son normales los primeros rechazos a las intenciones del gobierno electo. Robert Fritz señaló que “un cambio en las estructuras conlleva...

Son normales los primeros rechazos a las intenciones del gobierno electo. Robert Fritz señaló que “un cambio en las estructuras conlleva a un cambio en el sistema organizativo”.

Ya sabemos que 60 por ciento de la población votó por un cambio el pasado 3 de mayo. Quiero pensar que, de alguna manera, ese voto por es extensivo a otras actividades que afectan decididamente el estado de la Nación.

No sólo el desempeño de un gobierno define las situaciones sociales. La conducta de muchos sectores y organizaciones tienen su incidencia en ese estado de cosas. Los medios de comunicación, por ejemplo, y la conducta de la población, influenciada por esos mismos medios. ¿Cómo hace la Nación para evaluar la conducta de sus agremiados y cómo evaluamos el desempeño de los medios, como se hace cada cinco años con los gobiernos?

Escuchaba por la radio un noticiero de televisión en la tarde del viernes pasado, en donde una periodista hacia el intento de reportar sobre el fallecimiento de un infante de dos años en el sector Este de la capital.

Le era imposible, en sus explicaciones en vivo, hilar dos oraciones entendibles de seguido. Y en su intento, el mal uso y destrucción del idioma. Eso no es culpa de la joven periodista; es responsabilidad de sus productores, de sus jefes.

Lo más importante es que ligado a lo desastroso de la presentación del triste evento, hacían un intento prematuro por ligar esta muerte con la presencia del virus A (H1N1). Necesitan de esta fatalidad para continuar con sus exagerados espectáculos sensacionalistas.

La población no votó en contra de los medios de comunicación social y su negativo amoldamiento de la sociedad, como quisiera yo ligarlo. Fue manipulada dentro del proceso político por esos medios y por sus bien diseñadas estrategias. Pero lo que no prevemos es que, durante los próximos cinco años, paralelo a los esfuerzos por impulsar ese cambio que prometió el gobierno electo, los medios se inclinarán por el sensacionalismo y la exageración en la presentación de los temas. (Reconozco que hay excepciones).

Fritz definió la tensión estructural como “la diferencia entre lo que tenemos y lo que deseamos tener. Nuestro estado deseado comparado a lo que tenemos en la actualidad”.

Peter Sange lo llamó tensión creativa: “el espacio entre nuestra visión y la realidad”.

Debo decir que la realidad me aterra y el espacio entre lo que vivimos y lo que yo en particular tengo como visión de país me aterra más aún. Y me horroriza considerablemente el papel y efecto de los medios de comunicación social en esta mezcla de situaciones.

La situación del país ha sido creada por una cadena de eventos y con la participación de varios entes influyentes, incluyendo los medios.

El voto debemos leerlo de varias formas, no solamente de rechazo al Partido Revolucionario Democrático (PRD) como gobierno. Y lo que rechazó el pueblo panameño es la situación actual, producto de esa mecánica interactiva de entidades políticas, sociales y culturales.

El nuevo gobierno está llamado a provocar cambios fundamentales y estructurales en esas plataformas de construcción social.

¿Podrá sumar a los medios para que su influencia sea por el cultural y social del país?

-El autor es comunicador social.ernestoholder@gmail.com