Temas Especiales

15 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Obras o sombras cumbres del gobierno saliente

No conforme con los últimos cinco años de mandato, que el actual gobierno se ha dado a la tarea de presentar al país una supuesta admini...

No conforme con los últimos cinco años de mandato, que el actual gobierno se ha dado a la tarea de presentar al país una supuesta administración pública en orden y que trabajo con eficiencia. Contrario a lo que hemos visto en todos estos años, se nos presentan como si realmente hubiesen realizados obras de magnitud en infraestructura, en el campo social y especialmente en el campo económico.

Después de haber obtenido ingresos altísimos, producto de la reforma fiscal y por medio del auge económico que se vivió en los primeros dos años de bonanza, ahora entregan un Estado con visos de déficit fiscal.

Todo lo ganado se lo esfumaron, en poco menos de año y medio. Pareciera ser que sí se dio el año del heraldo, pues presentarnos números maquillados a estas alturas es una acción absurda.

En el campo de infraestructuras tenemos una autopista a Colon, la cual nos ha salido más cara, que si hubiésemos hecho la ampliación de Santiago a David en forma conjunta. Addendas absurdas, sin justificación técnicas han hecho añico el Erario Público. Qué decir de las grietas encontradas en estas obras, que por el apuro de inaugurarlas, las reciben sin mayor control fiscal, como si se tratara de otro puente Centenario.

Parece que en sus postrimerías a los gobiernos salientes les entra la enfermedad del “inaugurismo”, porque aún sin culminar una obra, la idea es que la placa lleve el nombre del mandatario. Ya me imagino el apuro que tendrán con la “cinta coimera”, la cual quedará, sin miedo a equivocarme, como la sombra más grande del gobierno de Martín Torrijos. La falta de razonamiento y el pensamiento puesto en el bolsillo harán que quedemos pagando, por muchos años, por una obra producto del capricho.

La parte social, de donde se dilapidó muchísimo dinero en esta campaña política, apoyando a candidatos oficialistas por medio de becas, Red de Oportunidades y materiales de construcción del MIVI, han hecho que entreguen al nuevo gobierno un Estado en semi-ruinas, sin posibilidad de movimiento y violentando abiertamente la Ley de Responsabilidad Fiscal.

¿Y qué decir de la Carrera Administrativa, donde se ha incluido en forma apresurada a personas que no cumplen con los requisitos del cargo, como se hizo al término del gobierno de Pérez Balladares, en donde el último mes se incluyeron miles de personas, todas afines al PRD, olvidando al resto del funcionariado?

Creo en la Ley de Carrera Administrativa, pero donde se califique al funcionario correctamente, según el Manual de Cargos y no sean necesarias las revisiones, que las circunstancias actuales nos obligan a hacer, pues, aún cuando lo nieguen, existe favoritismo al momento de su aplicación.

-El autor es abogado.roberto_ruiz_diaz@yahoo.es