Temas Especiales

25 de Jun de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

¿Cuándo se hace historia?

En su libro, “Path of empire, Panama and the California Gold Rush”, el historiador Aims McGuiness relata en exquisito detalle los aconte...

En su libro, “Path of empire, Panama and the California Gold Rush”, el historiador Aims McGuiness relata en exquisito detalle los acontecimientos que se dieron alrededor de “El incidente de la Tajada de la Sandía”.

McGuiness, apoyado en las declaraciones de José Manuel Luna que aparecen en La Gaceta del Estado del 26 de abril de 1856, expone que Luna, después que el estadounidense se negara a pagarle el valor del pedazo de fruta, dijo: “Cuidado, que aquí no estamos en los Estados Unidos. Págame mi real y estamos al corriente”.

Por otro lado, apoyado en los registros históricos de la época, David McCaullough, autor del libro “The path between the Seas” , retrata que el prócer y padre de la Independencia, Manuel Amador Guerrero, tuvo sus momentos de vacilación ante las expectativas y circunstancias momentáneas que causaba la presencia de un buque de guerra colombiano en el lado atlántico del Istmo, horas antes de que se ejecutaran los planes del grupo revolucionario.

Un grupo de nacionales señalaban que la firma de los tratados Torrijos-Carter en 1977, fue un acto irresponsable que nos llevaría a la destrucción.

No hay dudas de que ese acontecimiento y los hechos que se dieron para lograrlo, desde el mismísimo inicio de la República forman parte de los acontecimientos históricos más significativos en la recuperación de la soberanía sobre nuestro territorio.

Hace cinco años inauguramos un nuevo gobierno, muchos con la esperanza de que cumpliera con lo prometido. Este miércoles, sucederá lo mismo. Lo ocurrido en el lapso de tiempo desde septiembre 1 del 2004, hasta mañana martes 30 de junio de 2009, no podemos, ni debemos, prejuzgarlo de un modo u otro. De eso se encargará el tiempo.

El afán por promocionar cada acontecimiento realizado o por realizar; por cortar cintas; de presentar el más mínimo evento como un espectáculo mediático, debe reevaluarse.

Los investigadores e historiadores serios descansan en la documentación bien llevada, y créanme que entienden el poco valor que tiene lo presentado por los medios de comunicación social en estos tiempos, la publicidad exagerada tanto a favor como en contra de una gestión.

Ni José Manuel Luna ni Manuel Amador Guerrero tenían idea del impacto histórico de sus hazañas. El valor histórico de un acontecimiento no puede ser justamente medido inmediatamente después que ocurra.

Muchos factores se consideran antes de que un evento o una serie de eventos en particular sean catalogados como momentos históricos de trascendencia.

El impacto en el resto de la vida nacional, por ejemplo, es un factor a considerar; otro es el interés de los historiadores en el estudio de las interioridades que llevaron al mencionado evento y las trasformaciones que de ella derivó en el desarrollo futuro de la Nación.

Llevamos 20 años respetando los resultados electorales.

Lo que creo que es hora de hacer es madurar conscientemente; velar porque cada gobierno de ahora en adelante se preocupe por trabajar; trabajar duro para resolver los enormes problemas que el país enfrenta y que, como siempre, afectan directamente a los más pobres y necesitadas. Cinco años para, por lo menos, sentar las bases para eso. Son cinco años para verdaderamente hacer historia.

-El autor es comunicador social.ernestoholder@gmail.com