Temas Especiales

11 de Aug de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

El inicio y un proyecto

Los discursos inaugurales, el del presidente de la República y el de la Asamblea Nacional de Diputados, constituyen dos documentos que s...

Los discursos inaugurales, el del presidente de la República y el de la Asamblea Nacional de Diputados, constituyen dos documentos que se interconectan como vasos comunicantes en un afán de demostrar que el cambio se dará con paso firme y seguro en procura del bienestar nacional.

El Discurso Presidencial desprovisto de poses histriónicas, desprovisto de una oratoria protocolar, pero eso sí saturada, no solo de mensajes, sino de la exposición real de lo que será su gobierno y su metodología de trabajo.

Expresiones como “podrán meter la pata, pero no podrán meter la mano” es un mensaje claro de lo que ha sido su vida, no solo empresarial, sino también como funcionario del Estado, conllevan la claridad de que cometer errores es muy propio de los seres humanos, pero meter la mano que no ha sido su norte, es algo que exigirá a sus colaboradores, en el término más exigente del vocablo.

Expresiones como “voy a desburocratizar al gobierno nacional” , y “los que no han aprendido el significado de desburocratización, lo deben aprender” , es lo mismo que haberle dicho a sus colaboradores, de altos, medios y bajos mandos, que van a trabajar y no a darle vueltas a los problemas alegando excusas pueriles o graves.

En otros aspectos, el primer Gabinete dio muestras de la verdadera intención del presidente de la República y han sido aprobadas las primeras medidas: La Secretaría que creará el Metro, medidas como los áuditos a los corredores, la creación de la cadena en frío para abaratar la canasta básica, la rebaja de la luz, todas estas medidas en firme si tomamos en cuenta que se trata de un solo día de labores, evidencian el verdadero deseo, no solo de cumplir lo prometido, sino de trabajar por Panamá y por los panameños.

Por otra parte, el Discurso del Presidente de la Asamblea, en donde se tomaron ya varias de las medidas prometidas y que evidencian que sin violentar la separación de los poderes, pero en atención a la relación armónica de los órganos que debe existir entre el Ejecutivo y el Legislativo se puede trabajar en una simbiosis patriótica que hará posible la realización de todos los propósitos del verdadero cambio.

Como una de las metas del señor presidente es la erradicación de la corrupción, es importante que agregue que hace días remití al señor presidente el proyecto para crear el Ministerio para la Inspección de las Obras Públicas, no sé si lo ha recibido. En ese proyecto sustento la problemática de que los ministerios al realizar obras: Levantan el proyecto, convocan a licitación, firman el contrato, ejecutan la obra y finalmente la inspeccionan, lo que convierte a cada ministerio en juez y parte de las obras, la inspección debe pasar al nuevo Ministerio. Sostengo además que las partidas de las inspecciones existentes pasarían al nuevo ministerio por lo que no requeriría más que pequeñas sumas adicionales, produciendo beneficios importantes para la República.

-El autor es empresario.juramor777@hotmail.com