Temas Especiales

13 de Aug de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Preguntas necesarias en la Educación Nacional

Muchas personas pensamos que las preguntas que nos formulemos sobre un tema importante, pueden ser la base, la más significativa tal vez...

Muchas personas pensamos que las preguntas que nos formulemos sobre un tema importante, pueden ser la base, la más significativa tal vez, para abordar adecuadamente la solución de un problema complejo. Este método puede ser útil en momentos en que nuevas autoridades asumen la conducción de la educación nacional, considerado un sector de inmensa trascendencia para la vida nacional y de extraordinaria complejidad tanto por la red de sus beneficiaros directos e indirectos, como de los recursos asignados por el Estado y la sociedad, especialmente las familias, las empresas y el costo de oportunidad personal del estudiantado.

Algunas de esas preguntas pueden estar orientadas en los términos siguientes:

¿Cómo la educación puede contribuir a edificar la sociedad en la que aspiramos vivir y trabajar en el futuro los panameños y panameñas? ¿Cómo debe funcionar la educación en la sociedad de la información, donde el conocimiento y la innovación tecnológica constituyen los ejes fundamentales del desarrollo? ¿A quiénes beneficia la escuela panameña en todos los niveles educativos y quiénes están excluidos de sus beneficios? ¿Cómo asegurar igualdad de oportunidades a toda la niñez y juventud panameña en los beneficios de una educación de calidad, como un derecho fundamental, valorando su condición social, económica, étnica, religiosa, de discapacidad o de género? ¿Cuáles son los principios y valores que guían la educación nacional y cómo se traducen en la misión y visión del sistema educacional panameño? ¿Cuál es el plan o estrategia que orienta el esfuerzo del Ministerio de Educación hacia el futuro y cuáles son los pilares de ese proyecto educativo? ¿Además del sistema educativo formal cuáles otros medios y agentes compiten por la información y los aprendizajes de la población panameña? ¿Cómo intervienen aquí los medios de comunicación social y qué resultados generan?

¿Se encuentran articulados todos los niveles y modalidades educativas entre sí y su entorno, para asegurar la indispensable secuencia, vinculación y calidad de los aprendizajes de los alumnos? Por ejemplo, ¿cómo es la relación entre el nivel medio y el superior universitario? ¿ Cuáles son los temas o problemas educativos que percibe la sociedad como los más sensitivos que demandan una atención urgente? ¿Está organizada la comunidad educativa para colaborar en la atención de esos problemas y cuáles vías utiliza para expresarse? ¿Aprende la niñez panameña los contenidos y valores fundamentales del currículo en cada una de las asignaturas, según los estándares establecidos para su grado y edad? ¿Nuestros maestros y profesores se desempeñan en su profesión de conformidad con las funciones establecidas? ¿Están debidamente formados y capacitados de acuerdo con el perfil asumido? ¿Están motivados y cuentan con los incentivos para realizar su misión con eficiencia y eficacia? ¿Por qué algunas escuelas tienen mejores resultados que otras? ¿Qué aspectos las diferencian y cómo potenciar estos aspectos en las escuelas de bajo rendimiento? ¿Tiene el Ministerio capacidad para innovar en nuevos procesos para obtener mejores resultados en los aprendizajes de los alumnos? ¿Cómo potenciar la capacidad innovadora del Ministerio de Educación y las instituciones del sector? ¿Puede la escuela panameña disminuir el fracaso y la deserción escolar reduciendo las dificultades biopsicosociales y aumentando los aprendizajes significativos de sus alumnos? ¿Se debe incrementar el presupuesto educativo, cómo asignar estos recursos y controlar el gasto?

Estas son algunas, entre muchas, preguntas que podemos hacernos en este momento frente a la difícil tarea de transformación del sistema educativo. La mayor parte de las respuestas ya ha sido consignada en los múltiples diagnósticos y propuestas educativas que se han elaborado por parte de diversos gobiernos en los últimos 15 años que han tratado de mejorar la educación panameña. ¿Por qué no ha sido posible cumplir esta tarea? De la respuesta a esta pregunta dependerá probablemente la definición de la hoja de ruta hacia el éxito del esfuerzo en este periodo que se anuncia.

-El autor es docente universitario.jbbernal@cwpanama.net