Temas Especiales

15 de Aug de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

El ocultismo y las pandillas

Muchos piensan que las pandillas son una organización que solo delinquen, pero no es eso lo único que hace, pues, también tienen sus cód...

Muchos piensan que las pandillas son una organización que solo delinquen, pero no es eso lo único que hace, pues, también tienen sus códigos, jergas, rangos, tatuajes, modus operandi y sus creencias en algunas prácticas del ocultismo, de la cuales podemos mencionar: la prenda del Diablo, el carnero del Diablo, el lenguo, Ogún entre otras más

Tales prácticas las hacen más de cien de las 238 pandillas existentes en nuestra nación, en donde unos se transforman en perros, otros mantienen sendas oraciones, pactos satánicos y practican de manera muy constante desenterrando a un enemigo que mataron y mutilándole una parte de su cuerpo más también la cabeza para luego tirarlo fuera del cementerio.

También se pueden apreciar constantemente gallinas muertas en la paradas de buses en su comunidades para mantener el poder de su territorios; incluso, para obtener ciertos rangos los miembros de estas pandillas tienen que robarle o matar funcionarios del gobierno y matar o volver loco o enfermar a quienes desean enfrentarlos y sacarlos de esa vida pandilleril y de ocultismo en que ellos están sumergidos, en donde deben realizar a diario la mayor obra del príncipe de las tinieblas, que es matar, hurtar y destruir; con esto podemos ver el asalto a mano armada que algunos realizaron en la empresa del actual mandatario de la República en uno de su súper 99 en la provincia de Colón, seis horas después de la toma de posesión, a las 8:06 con 6 segundos.

Como experto en este flagelo. Señalo que este trabajo con las pandillas no lo puede hacer cualquiera, porque ese problema, aparte de ser una problemática social, también es una problemática espiritual, más le doy gracias a Dios que hace unos días había una gran parte del pueblo orando y ayunando por el presidente de la República, su Gabinete, los diputados, alcaldes, representantes y demás personas de eminencia.

Tengan en claro que ellos no pararán, si no hay al frente verdaderos conocedores de cómo trabajar con estas organizaciones del mal vivir.

*Especialista en resocialización.magnewsenterprise@hotmail.com