Temas Especiales

06 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Programas corporativos de conformidad

Las políticas de competencia tienen como objeto supervisar que se desarrolle y se mantenga una competencia eficaz en el mercado, es deci...

Las políticas de competencia tienen como objeto supervisar que se desarrolle y se mantenga una competencia eficaz en el mercado, es decir al ser los mercados más eficientes tendríamos productos de mayor calidad con precios más competitivos beneficiándose de esta manera todos los consumidores. Sin embargo, los mercados no son perfectos y se producen distorsiones, provocadas algunas por situaciones globales y otras veces por actuaciones de algunos agentes económicos, provocando de esta manera una restricción a la libre competencia.

Dentro de las funciones de la Acodeco está investigar y demandar ante los tribunales, si es el caso, la comisión de prácticas anticompetitivas por parte de empresas que operan en el mercado nacional. De comprobarse la responsabilidad del demandado mediante sentencia judicial, el mismo sería objeto de una sanción a ser impuesta por la Acodeco, que ascendería hasta $1 millón, en el caso de lo que la Ley 45 de 2007 define como prácticas monopolísticas absolutas, también conocida más ampliamente como cartelización o prácticas colusorias.

La Acodeco, procurando que los mercados funcionen de manera más eficiente no solo ejerce un poder coercitivo, para prevenir este tipo de prácticas, sino que de igual manera intenta sensibilizar a la población de los beneficios de la competencia desarrollando lo que es conocido como la “Abogacía de la Competencia” , que no es más que la promoción de un entorno competitivo para las actividades económicas por medio de mecanismos distintos de los de la aplicación de las normas de competencia, principalmente a través de sus relaciones con otras entidades estatales y sensibilizando a la opinión pública de los beneficios de la competencia.

La Acodeco, en aras de la promoción a la libre competencia a través de la abogacía y amparados por un mandato que nos establece nuestra propia legislación especial desarrolla actividades para propiciar un ambiente de cultura de competencia. Entre estas actividades vale la pena destacar una idea que estamos pensando desarrollar en los próximos meses en coordinación con los principales gremios empresariales del país y que la Ley 45 denomina Programas Corporativos de Conformidad, que no es más que un proyecto que tiene como objeto que los agentes económicos de manera voluntaria se matriculen en un proceso mediante el cual la Acodeco procederá a asesorarlos de manera gratuita en torno al cumplimiento de la normativa nacional de defensa de la competencia, teniendo con ello la convicción de que sus actuaciones no estarán vulnerando las políticas de competencia.

Dentro de las ventajas de este programa para las empresas que decidan participar de él se encuentra que si, de la auditoría que la Acodeco realice en las instalaciones de la empresa, se descubren algunos procedimientos internos que pudieran estar en conflicto con la normativa vigente, se permitiría a la empresa realizar los correctivos necesarios bajo una supervisión futura de nuestra entidad, sin necesariamente tener que entablar un proceso judicial por prácticas monopolísticas. Al final lo que favorece a los consumidores es que las empresas actúen de forma competitiva, que no se coludan, antes que imponer multas a las empresas transgresoras de las leyes de competencia.

*Administrador de la Acodeco.pmeilan@acodeco.gob.pa