Temas Especiales

28 de Mar de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

La edad como fuerza electoral

La edad humana es el tiempo transcurrido de vida cronometrado desde su existencia. El análisis de la conducta humana desde sus periodos ...

La edad humana es el tiempo transcurrido de vida cronometrado desde su existencia. El análisis de la conducta humana desde sus periodos de vida asume una multiplicidad de criterios a razón de cada disciplina de estudio; la sociología, el derecho, las ciencias sociales, la medicina, por mencionar algunos ejemplos, caracterizan modelos conductuales a partir del rango cronológico. Pero quiero referirme a una de las etapas objeto de estudio desde que la ONU declara en 1985 el Año Internacional de la Juventud.

Desde entonces hay varias formas de concebir y definir la juventud, pero, para efectos prácticos, en Panamá se advierte que el concepto de juventud es una construcción histórica, social y cultural vinculada con la edad. Es el periodo en el que se adquiere la ciudadanía plena, mediante el ejercicio de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales. La juventud no es solo una noción biológica ni se concibe como un mero periodo intermedio y pasajero entre la niñez y la adultez. Es un momento crucial en el que se consolida la identidad, y se define el papel y la función de una persona en su comunidad.

Es importante destacar que las Políticas Públicas de país resaltan el hecho de que si hay algo que caracteriza al universo juvenil es su heterogeneidad y diversidad, de allí que los procesos de socialización y las oportunidades de ejercicio de los derechos varíen de acuerdo a condiciones tales como los tramos de edad, clase, etnia, género, localización territorial (urbana o rural), nivel educativo, etc. Por ello se refieren a juventud en plural, es decir, juventudes.

Pero, aun cuando hay diferentes formas de concebir y definir la juventud, debe comprenderse que no hay una única realidad juvenil, sino que hay muchas maneras de interpretar y dar sentido a las prácticas y expresiones juveniles. Existe, más bien, un mundo diversificado de experiencias, en permanente estado de transformación, que se revela en una realidad cambiante y multifacética.

Según las proyecciones demográficas de la Dirección General de Estadística y Censo de la Contraloría, Panamá atraviesa un incremento de la edad promedio de la población, denominada transición demográfica, donde el aumento de la población joven y adulta joven será a corto plazo y a más largo vendrá el envejecimiento.

Los partidos deben analizar las opciones que brindan para incluir en los procesos de toma de decisiones a las juventudes, dada la fuerza electoral que representan y seguirán representando para las próximas contiendas, en disminución después del 2025. Este dato debe orientarlos a pensar que la edad sí pesa para decidir, por lo que entre más delimiten su criterio de reconocimiento, menos peso demográfico electoral juvenil ostentarán entre sus miembros.

*Abogado y consultor sociopolítico. guerraluiscarlos@hotmail.com