Temas Especiales

07 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Modificaciones de forma, no de fondo

Desde hace algunos periodos, los medios de comunicación social y la partidocracia, han querido institucionalizar los llamados “cien días...

Desde hace algunos periodos, los medios de comunicación social y la partidocracia, han querido institucionalizar los llamados “cien días”, como una especie de tregua, para que el presidente entrante actúe. Sin embargo, en esos 100 días se cometen y adelantan una serie de políticas que lesionan los intereses nacionales y sociales.

¿Qué ha hecho Martinelli en 100 días?

Gobierno de Negocios, dispuesto a continuar vendiendo el país.

Corrupción y peculados: cheques de la Alcaldía; contrataciones directas con empresas recién creadas; sonados casos en aduanas, ATTT, Asamblea Nacional de Diputados; la forma en que se negoció la deuda de los cónsules del pasado gobierno.

Cinco viajes al extranjero con grandes comitivas.

Aval a la cuestionada la licitación del tercer juego de esclusas, donde se favoreció a la empresa de la familia del administrador del Canal en asocio con cuestionadas empresas de España e Italia.

El nepotismo sigue: nombramiento en altos puestos y consulados a hijos, esposas(os), hermanos, primos, amigos, socios, compadres, copartidarios y empleados de sus empresas.

Prevalece la impunidad: los responsables de los actos de peculados, negligencia y hasta asesinatos ocurridos en los últimos tiempos siguen libre. Han sido sobreseídos los agentes del SPI envueltos en la golpiza a los miembros del Comité de Familiares y Sobrevivientes por el Derecho a la Salud y la Vida, y para mayor afrenta, René Luciani, ex director de la CSS, señalado como uno de los responsables del envenenamiento masivo con dietilenglicol, ha sido condecorado por el ministro de Salud del nuevo Gobierno.

Imposiciones: aprobación de leyes sin mediar consulta real (Ley pinchazos y reformas tributarias); nombramiento del director de la CSS, quien incumplía los requisitos de la Ley Orgánica de la institución.

Indigna política exterior: alianza con los gobiernos más dóciles a la política de Estados Unidos (México y Colombia); respaldo al Gobierno de facto en Honduras; fomento al enfrentamiento con gobiernos progresista. Lo más indigno, el reconocimiento del ministro Mulino de “ la posibilidad de establecer bases navales gringas en Bahía Piña, Darién, y Punta Coca al Sur de Veraguas ”.

En el plano socioeconómico continúa la misma dinámica de las administraciones anteriores: ejecución del neoliberalismo.

Crece inseguridad ciudadana: los índices de criminalidad continúan incrementándose pese a las cacareadas políticas de “ mano dura ”, que solo han servido para actos de abuso policial y de violación a los derechos humanos.

Desalojo por la fuerza a representantes del Pueblo Naso de la Plaza de la Catedral. Represión contra: pobladores que luchan por tierras para vivir, estudiantes que exigen una mejor infraestructura, ciudadanos que reclaman mayor seguridad, obreros que defienden sus derechos laborales.

Aumenta el costo de vida: se sigue pagando más cara la electricidad; aumentan los precios de la canasta de alimentos.

Despidos en el sector público, desconocimiento del derecho de sindicación, violación de las normas laborales. Se desconoce la demanda de aumento general de salarios y se desarrollan discusiones sobre el salario mínimo sin tomar en cuenta el criterio de las organizaciones más representativas de los trabajadores.

Sigue sin asomarse una solución urgente al tema del transporte público, el cual es visto como un negociado.

Prosigue el apoyo a empresas que explotan nuestros recursos naturales (hidroeléctricas, minas y seudo turismo), que atentan contra el ambiente y la existencia de comunidades campesinas e indígenas. Al igual que su antecesor, se ha negado a acatar la medida cautelar dictada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en el caso del proyecto hidroeléctrico Chan 75.

El llamado proyecto de descentralización, rechazado por amplios sectores, sigue como una amenaza concreta de privatización de la educación, salud, agua y otros recursos naturales. Se insiste en la búsqueda de la aprobación de los TLC con Estados Unidos y la Unión Europea.

El balance de los cien días de Martinelli pone en evidencia que el publicitado “ Cambio ” no es real, lo que abunda es más de lo mismo, “ modificaciones de forma, no de fondo ”, las cuales se sustentan en el “ arte de gobernar a través de cien días de shows mediáticos ”.

Ante esta situación, Frenadeso insistirá en la necesidad de elevar los niveles de conciencia y organización del pueblo, crear poder popular y lograr las condiciones necesarias para la autoconvocatoria de una Asamblea Constituyente Originaria. En ese camino, seguimos explorando con otros sectores la posibilidad de un instrumento político electoral, que dispute con posibilidades reales el control político gubernamental, que hasta el momento han venido ejerciendo los partidos de los millonarios.

*Secretario general del Suntracs.rologe54@yahoo.com