Temas Especiales

29 de Mar de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

¿Cumplió Noriega con la justicia?

Para los que no lo saben, mi familia se vio sometida a presiones sicológicas y a entrevistas con los que mandaban a torturar, encarcelar...

Para los que no lo saben, mi familia se vio sometida a presiones sicológicas y a entrevistas con los que mandaban a torturar, encarcelar, desaparecer y asesinar. Me refiero al tenebroso aparato conocido como el G-2, de las mal llamadas fuerzas de defensa. Hago esta aclaración para que comprendan mi punto de vista sobre Noriega y el cumplimiento de su condena, de acuerdo a las leyes de nuestro país.

Considero que, así como hemos globalizado las comunicaciones, el comercio, el transporte, también debe considerarse lo relacionado a las penas impuestas en cualquier parte del planeta. Cuando Noriega se entregó a los norteamericanos, nuestro gobierno hizo lo mínimo, por no decir nada, para solicitar su extradición. A Noriega se le condenó, en ausencia, a la pena máxima de 20 años de prisión por los crímenes cometidos. El tres de enero, del otro año, se cumplen esos 20 años y Noriega ha estado encarcelado, no en Panamá sino en Estados Unidos.

En pocas palabras estimo que, a quien consideraban el hombre fuerte de nuestro país —apreciación que no comparto— está a punto de saldar sus cuentas con la justicia panameña. Si aplicamos la globalización, él sería libre. Aquí escucho a diversas personalidades referirse al tema, sustentando que Noriega, de llegar acá, deberá enfrentarse a su condena de 20 años. A diferencia del militar, hay un ex gerente del Banco Nacional que resultó culpable, pero antes de que lo hicieran prisionero se escapó a territorio azteca. Él sí tiene que cumplir, pues no estuvo en cárceles mejicanas.

Sé que este planteamiento será repudiado por muchos y apoyado por pocos, pero, como hombre que trata de cumplir con las leyes, me parece lógico que si la condena fue de 20 años y el tres de enero se cumple, Noriega debe ser liberado, de llegar a Panamá. Y si la pena en Francia es igual o menor, también debe ocurrir lo mismo. Aquellos a quienes maltrató tendrán la oportunidad de reclamárselo en cara. Aquellos que le abandonaron y se aprovecharon de su encierro, él sabrá cómo enfrentarlos. Los mafiosos que engañó escogerán el camino para ajustar cuentas. Todo esto puede ocurrir si Noriega sale libre. Mi familia espera que sean las manos divinas las que se encarguen de llevarlo al banquillo de los acusados.

No sé cómo pensarán los familiares de Spadafora, símbolo de los que fueron asesinados, pero con Noriega fuera de las rejas, contarán con un escenario ideal para aclarar, aún más, lo que pasó aquel septiembre de 1985. Cuando los hombres se atreven a expresar lo que piensan, con respeto y decencia, el resto de la población deberá responder con esa misma altura. Si usted no está de acuerdo, espero su punto de vista en mi correo, si es lo contrario, también.

*Ex secretario de Prensa de la Presidencia de la República. rehernandez19@gmail.com