Temas Especiales

30 de Mar de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Ex guerrillero Tupamaro a segunda vuelta

Con gran euforia, pero con tranquilidad, vivieron los uruguayos su jornada electoral.

Con gran euforia, pero con tranquilidad, vivieron los uruguayos su jornada electoral.

Se vivió una fiesta, acorde a la larga y firme tradición cívica y democrática que tiene ese país de solo tres millones de habitantes.

Un país muy parecido a Panamá, en territorio y población, demuestra que la cultura política democrática es esencial para el desarrollo de los pueblos. Acudió a las urnas un 90% de los 2.6 millones de votantes.

El Frente Amplio, con su candidato José “ Pepe ” Mujica, de 74 años y ex Tupamaro, obtuvo el 47.5% de la votación, necesitaba el 51% para ganar en la primera vuelta, ahora va a segunda vuelta, el 29 de noviembre, donde su contrincante del Partido Nacional, Luis Alberto Lacalle, quien obtuvo un 28.5%, irá unido al Partido Colorado de Bordaberry que obtuvo un 16.69%.

Como afirma el propio Mujica, Uruguay está dividido entre el partido rosado, conformado por el color blanco del partido Nacional y el colorado, y el Frente Amplio, partido que en el 2004 llevó al socialista Tabaré Vázquez como el primer presidente de izquierda de la historia de Uruguay.

Confiado en su inmensa posibilidad de triunfo, el candidato por la coalición de izquierdas Frente Amplio, José Mujica, espera el 1 de marzo del 2010, para posesionarse como presidente de Uruguay.

“ La sociedad nos exige un esfuerzo más, participar en una segunda vuelta. Nuestro mensaje es de victoria política, en el compromiso de lucha con un punto de partida muy optimista para la segunda vuelta “, dijo Mujica.

Además, pidió a la gente que siga peleando por la bandera uruguaya durante los próximos treinta días “ que serán de lucha, pero no serán de odio para nadie “.

Qué gran lección nos da José “ Pepe ” Mujica, no solo para Panamá, sino para toda Latinoamérica, donde los revanchismos, el odio y las traiciones políticas priman por encima de los principios ideológicos y partidistas. Donde las alianzas se rompen y la exigua posibilidad de trabajo define el voto del ciudadano.

*Economista.elamphrey@hotmail.com