Temas Especiales

04 de Jun de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Cuando una madre se va...

“Una madre es la amiga más leal de que disponemos. Cuando nos sobrevengan (...) duras pruebas; cuando la prosperidad dé paso a la advers...

“Una madre es la amiga más leal de que disponemos. Cuando nos sobrevengan (...) duras pruebas; cuando la prosperidad dé paso a la adversidad; cuando nos abandonen amigos (...); cuando las tribulaciones se multipliquen (...), ella se aferrará a nosotros y, valiéndose de consejos y preceptos de ternura, se esforzará por disipar los nubarrones de tempestad y hacer retornar la paz a nuestro corazón”, Washington Irving.

“ La auténtica maternidad es la más bella de todas las artes, la más grande de todas las profesiones. La mujer que pinta una obra de arte o la que escribe un libro que influya en millones (...) merece la admiración y el aplauso de la humanidad; pero la que críe con éxito a una familia de hijos saludables y hermosos, cuyas almas inmortales tengan ascendiente a través de las épocas después que las pinturas se hayan desmerecido y que los libros y las estatuas se hayan deteriorado o destruido, merece el más alto honor que el hombre pueda rendirle ”, David O. McKay.

Me tocó acompañar en su despedida a doña Esther Cohen, mujer ejemplar como empresaria, amiga y, sobre todo, madre. Mientras uno de sus hijos le expresaba su agradecimiento y amor, no pude menos que retraer mis pensamientos a cuando la mía partió y es que cada una de sus palabras, cada muestra de cariño y dolor expresada era el equivalente de las madres de todos los presentes. A medida que las palabras del orador fluían, a mi mente acudían mis primeros pasos, la ida a la escuela, su orgullo durante mis logros, su confort en las derrotas y las peleas, sí, aquellas que de adolescente y ya adulto hacían que perdiera la paciencia y que, mirando al pasado, en el 90% de los casos ella tenía razón.

La perdida de la madre es un golpe seco y profundo al alma de los hijos, una herida que nunca dejará de gotear, pero que a su vez nos recuerda que es una partida a medias, porque cada vez que viene a nuestros pensamientos o recordamos sus enseñanzas en nuestros propios hijos nos damos cuenta de que está ahí y siempre lo estará. A la familia Cortizo—Cohen mi más sincero pésame.

*Médico.italpana@hotmail.com