Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Independencias (II)

La batalla decisiva de la Guerra Revolucionaria norteamericana se libra en Yorktown, Virginia, del 28 de septiembre al 19 de octubre 178...

La batalla decisiva de la Guerra Revolucionaria norteamericana se libra en Yorktown, Virginia, del 28 de septiembre al 19 de octubre 1781. El comandante inglés, general Henry Clinton, ocupaba a Nueva York con sus 10,000 soldados. Había ordenado a su subalterno, el general Charles Cornwallis, embarcarse con sus tropas en la Bahía de Chesapeake, Maryland, para reforzar la guarnición de Nueva York. Las fuerzas de Cornwallis habían sido debilitadas por dos años de hostigamiento por tropas revolucionarias, al mando del general Nathanael Greene, segundo en el comando, después del general Washington y por tropas francesas, al mando del marqués de Lafayette.

La ayuda francesa fue decisiva en la victoria revolucionaria en Yorktown. A principios de septiembre, una flota francesa, con 88 navíos, al mando del almirante de Grasse, derrotó a la flota inglesa en la batalla naval de la Bahía de Chesapeake, cortando así la retirada de Cornwallis. En la batalla de Yorktown participaron, por una parte, 9000 soldados regulares ingleses y mercenarios alemanes, al mando de Charles Cornwallis, y, por la otra, 8800 tropas revolucionarias, reforzadas por 10,800 soldados regulares franceses, al mando del conde de Rochambeau, todos ellos bajo el comando de George Washington.

Al terminar la batalle de Yorktown, 8000 soldados ingleses y alemanes se rindieron a las fuerzas revolucionarias, el 19 de octubre de 1781. Fue la última gran batalla de la Guerra Revolucionaria y, después de la misma, se iniciaron negociaciones de paz, que culminaron en el Tratado de Paris, en el cual Inglaterra reconoció la Independencia de Estados Unidos, firmado el 10 de febrero de 1783, a penas 6 años antes de la Revolución Francesa, en 1789. Desde la Declaración de Independencia de Estados Unidos, en Filadelfia, el 4 de julio de 1776, hasta la Batalla de Yorktown, se libraron 109 combates y batallas, durante 5 años. La paz tomó dos años más en llegar, durante los cuales se libraron 15 combates más. Siete años de lucha cruenta, los cuales se conmemoran con un día de fiesta nacional.

Los norteamericanos llaman a su guerra de independencia la “ Guerra Revolucionaria ”, porque se inspiró en la filosofía revolucionaria del filósofo inglés John Locke, al ser redactada principalmente por su tercer presidente, Thomas Jefferson.

Este prócer de la independencia norteamericana desempeñó cargos diplomáticos de la nueva nación en Europa de 1784 a 1789, y su pluma se hizo sentir en la Revolución Francesa, también inspirada por la filosofía de John Locke.

Estados Unidos: Siete años de lucha cruenta, conmemorados por un día de fiesta nacional; Panamá: tres días de lucha incruenta, conmemorados por cuatro días de fiesta nacional. Y vale la pena reflexionar sobre lo que nos cuestan esos tres días “ extra ” de fiesta nacional. El Producto Interno Bruto de Panamá alcanzó en el 2008 la suma de B/.23,088 millones, o sea, B/.63.25 millones por cada uno de los B/.365. días del año. Como quiera que en los días de fiesta nacional siempre trabajan el Canal, la Policía, los Hoteles y algunos otros sectores de la empresa privada, podríamos asumir que el costo neto de un día de fiesta nacional es de B/.30 millones.

Si no los queremos invertir en escuelas, hospitales, carreteras, etc., que tanto necesitamos, con estos B/.30 millones podríamos construir una torre de un costo de B/.1000 el M2 y de 600 M2 por piso, de una altura de 50 pisos. Si se trabajaran esos tres días “ extra ” de fiesta nacional, podríamos construir tres torres de 50 pisos por año. En dos años, serían seis y podríamos construir una torre de 50 pisos en Colón, otra en Panamá, otra en La Chorrera, otra en Los Santos, otra en Santiago y hasta nos sobraría una para construirla en Chupampa.

*Empresario.stapia@grupomelo.com