Temas Especiales

03 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

La invasión de cubanos a Panamá

Al amigo Gonzalo Menéndez Franco, In Memorian. En días pasados conversaba con unos amigos sobre las enfermedades de los seres humanos, y...

Al amigo Gonzalo Menéndez Franco, In Memorian. En días pasados conversaba con unos amigos sobre las enfermedades de los seres humanos, y concluíamos que existían tantos males que ni siquiera nos dábamos cuenta.

Una de las personas que estaba en el grupo dijo que muchas personas no tienen nada, y que son personas hipocondríacas, yo en lo personal nunca había escuchado este termino médico, procediendo a investigar al respecto, logrando encontrar una serie de informaciones que compartiré con ustedes.

La hipocondría es una enfermedad donde el paciente cree de forma infundada que padece alguna enfermedad grave. El origen del término hace referencia a una región anatómica, el hipocondrio, situada bajo las costillas y el apéndice xifoides del esternón, donde según la escuela médica humoral se creía que se acumulaban los vapores causantes de este mal.

En esencia la hipocondría es una actitud que el individuo adopta ante la enfermedad. La persona hipocondríaca está constantemente sometida a un análisis minucioso y preocupado de sus funciones fisiológicas básicas, pensando en ellas como una fuente de segura enfermedad biológica.

La característica esencial de esta supuesta enfermedad es la preocupación y el miedo a padecer, o la convicción a tener, una enfermedad grave con alguna sensación corporal u otro signo que aparezca en el cuerpo. Puede ocurrir, por ejemplo, con lunares, pequeñas heridas, toses, incluso latidos del corazón, movimientos involuntarios, o sensaciones físicas no muy claras. Aunque el médico le asegure que no tiene nada, el hipocondríaco solamente se queda tranquilo un rato, pero su preocupación vuelve de nuevo.

La interpretación catastrófica de los signos corporales más ínfimos por parte del individuo, es el mecanismo que desencadena la hipocondría. Se sabe que este trastorno afecta a menudo a ambientes familiares, es decir, que muchos miembros de una familia tienden a estar afectados.

Hay familias que son especialmente sensibles y están muy inclinadas hacia la interpretación de los signos de enfermedad en todos los ámbitos de la vida. De esta forma, los miembros de la misma familia aprenden a interpretar negativamente cualquier signo corporal y lo asocian con angustia, miedo o ansiedad.

No debemos descartar que una persona hipocondríaca esté realmente enferma. En muchas ocasiones lo que hace es centrar su atención en síntomas leves o imaginarios, y no en los verdaderamente importantes. Asimismo, el hipocondríaco al centrar su atención emocional en una determinada función biológica, puede terminar por formar síntomas orgánicos reales.

Asociado a la hipocondría suele haber un miedo desmedido a la muerte, al dolor, al sufrimiento, a la debilidad o dependencia de otros. El hipocondríaco se siente muy incomprendido, nadie es capaz de detectar su enfermedad. Como piensa, naturalmente que necesita que encuentren su enfermedad para poder solucionarla no solamente se angustia, sino que lógicamente se deprime creyendo que lo que le pasa no tiene solución.

El hipocondríaco sufre mucho, se cree enfermo y tiene sensaciones que el siente y lo único que recibe son palabras que no tiene nada y todo es psicológico. Cuando se dice que todo es psicológico en realidad se le está diciendo que todo es cuento; aunque desde luego lo que el paciente siente es totalmente real, todo menos cuento.

En efecto, muchos de ellos prefieren quedarse con una duda, que lleva a la angustia y ansiedad por enfrentar la posibilidad de que les digan que están realmente enfermos. Los que van al médico lo suelen hacer de forma repetitiva porque tienen la experiencia de que cuando el médico les dice que no tienen nada se quedan momentáneamente tranquilos, aunque por desgracia les dura poco.

Espero que este artículo sirva para que no nos convirtamos en pacientes hipocondríacos, y nos ayude a mejorar un poco más como seres humanos.

*El autor es Contador PúblicoAutorizadoa2twin@msn.com