Temas Especiales

25 de May de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

El mejor periodista

En estos tiempos turbulentos, donde la libertad de expresión está herida de muerte por las presiones económicas y gubernamentales y dond...

En estos tiempos turbulentos, donde la libertad de expresión está herida de muerte por las presiones económicas y gubernamentales y donde son pocos los periodistas que no se ‘rajan’, es difícil, por no decir imposible, determinar quién es el mejor profesional de la pluma del país.

En todos los campos; en la radio, televisión y prensa escrita hay periodistas buenos, ‘inquebrantables’, que manejan con soltura el lenguaje de las palabras y que no se ‘achicopalan’ frente a las persecuciones y amenazas de ningún gobierno, llámese militar o civil.

Los periodistas que vivieron la dictadora militar que encabezó Manuel Antonio Noriega con la ‘mordaza puesta’, donde las balas se comían las palabras, saben lo importante que es la libertad de expresión, porque esta se valora y se entiende mejor cuando se ha vivido alguna vez sin ella.

Para nadie es un secreto que, si bien los periodistas pueden escribir y decir lo que piensan en Panamá, el escenario en el que se mueve la información es tenso, de presiones directas e indirectas, de una permanente confrontación con un gobierno que ha elegido a la prensa nacional e internacional como su enemigo.

En estos tiempos modernos, es muy difícil silenciar a los profesionales de la pluma con amenazas, agresiones físicas y verbales, recorte de la publicidad, censura y el hostigamiento y la persecución judicial.

Ahora los periodistas están hechos de un mejor material, al que la polilla de la corrupción y el miedo escénico, no pueden penetrarlo. Ellos saben que sin libertad de prensa no hay libertad, porque la libertad en todas sus formas es como el aire que se respira.

Los periodistas panameños se han unido para crear una nueva especie de comunicador, con las virtudes y talentos de los mejores, capaz de sortear con imaginación y honradez la censura y la represión. Una especie de periodista al que el miedo no lo paraliza.

Es por ello que el nuevo periodista panameño, tiene la clarividencia y el carisma de Juan Pritsiolas, Rolando Rodríguez y James Aparicio; la magia de las palabras y la suspicacia de Eduardo Soto, Mónica Palm y Melquiades Valencia; la experiencia y precisión de José Quintero De León, Julio Miller y Euclides Corro.

No conformes con eso, le agregamos la sabiduría y riqueza literaria de Rafael Candanedo, René Hernández y Franklin Bósquez de Giovanni; el espíritu investigador de Arnulfo Barroso, Santiago Cumbrera y Rafael Berrocal; el carácter y la perseverancia de Yuriela Sagel, Grisel Betancourt y Doris Hubbard-Castillo; la frescura y espiritualidad de Dorcas de la Rosa, Birna Yulissa Quintero y Siria Miranda.

Asimismo se agregó la jovialidad y determinación de Axel Rivera, Jesús Morales y José Escobar; la organización y el orden de Carlos Cordero, Carlos Estrada y Juan Manuel Díaz; la responsabilidad y prudencia de Orlando Mendieta, Elizabeth Muñoz y Carlos Vargas: la osadía y valentía de Justino González, Álvaro Alvarado y Jean Marcel Chery; y la fortaleza y ubicuidad de José Garibaldi, Elizabeth González y Delfia Cortés.

Cerramos el experimento añadiéndole el dinamismo y facilidad de palabras de Hugo Famanías, Atenógenes Rodríguez y Luis Vásquez; y la integridad y transparencia de Nicolás Espinoza, Luis Blanco y Lorenzo Abrego.

El mejor periodista no es perfecto, a pesar de tener tantas virtudes, pero es consciente de que la noticia no es una mercancía, sino un instrumento para ayudar a la sociedad a estar informada y capacitada para tomar decisiones, frente a los excesos y la eventual corrupción del poder.

Los periodistas tenemos la responsabilidad histórica de mantenernos unidos, todos agonizamos con la búsqueda diaria de las noticias, con las arbitrariedades de los políticos, de los gobernantes y de los corruptos.

Es por ello que vamos a defender sin miedos, la libertad de expresión y a garantizar con nuestra pluma el manejo transparente de la administración pública, durante este y futuros gobiernos.

*PERIODISTA.